Los drones para fotografía y vídeo han llegado para quedarse. Los profesionales del audiovisual saben que los resultados con ayuda de estos aparatos son increíbles. ¡Y no dudan en usarlos!

En un mundo en el que predomina la imagen, los drones para fotografía se han convertido en una herramienta no ya útil, sino imprescindible para conseguir imágenes impactantes y diferentes.

Ya seas fotógrafo artístico o trabajes en marketing/comunicación, los drones para fotografía harán, desde luego, tu trabajo más fácil. En ambos mundos, aunque no de igual manera, el fotógrafo busca llamar la atención, fijar su trabajo en el recuerdo del público.

Y un dron puede ayudarte a ello, pues te permite alcanzar todos los planos, matices y perspectivas de casi cualquier cosa. Lo difícil será encontrar la imagen perfecta: ¡y ese es el trabajo del fotógrafo!

Por esta creciente importancia de los drones en Emilio Simón hemos decidido traeros en este post una nueva lista: esta vez, la de los mejores drones para fotografía del mercado. 

Recuerda que, para utilizar un dron, deberás no solo comprarlo, sino sacarte una licencia oficial que te permita manejarlo. Tienes toda la información aquí. Pero, yendo por partes, ¿cuáles son los mejores drones para fotografía actualmente?

DJI Mavic Pro

Parece haber consenso en el mundo de los drones para fotografía: el modelo DJI Mavic Pro es el gran favorito de los expertos. Es fácil de volar, tiene buena batería y gran calidad de imagen y estabilización de tres ejes.

Además, su portabilidad es muy cómoda y cuenta con determinadas características de seguridad contra fallos del sistema sin parangón en el mercado. 

Su tiempo de vuelo es de unos 20 minutos y puede subir hasta 6 kilómetros: ¡más allá de lo que te alcanza la vista! Pero no te preocupes: a través de tu smartphone podrás tener una vista previa de la cámara del dron.

DJI Phantom 4 Pro

El modelo DJI Mavic Pro es el más completo, y el que mejor calidad y facilidad te ofrece por el mejor precio. Pero, si el dinero no es un problema, el modelo DJI Phantom 4 Pro es el rey de los drones para fotografía.

Este modelo añade cinco direcciones para evitar obstáculos en el vuelo, además de incluir una cámara 4K de nada menos que 20 megapíxeles, con un sensor más grande y diferentes modos de vuelo inteligentes.

Además, la duración de la batería es mayor que la de la batería del DJI Mavic Pro, y podrás disfrutar de sus controles de vuelo manuales si eres un tirador avanzado.

El modelo DJI Phantom 4 cuenta con un sensor de 2,5 centímetros que te permite capturar imágenes fijas de 20 megapíxeles, además de vídeos en 4K con hasta 60 cuadros por segundo. 

¿Lo que más nos gusta de este dron? Que cuenta con un obturador mecánico y está plagado de controles manuales. Así que, si ya eres un fotógrafo experimentado en drones, ¡esta opción te va a encantar!

Yuneec Typhoon H

¡Nuestro hexacóptero preferido! Este modelo no depende de un smartphone, pues incorpora una pantalla táctil en su control remoto. Eso sí: su cámara no es extraíble.

Como el modelo anterior, la calidad de la cámara es 4K y puede hacer giros de 360º completos, además de evitar un impacto hacia delante.

Además, al contar con 6 rotores, es uno de los drones más seguros: si un rotor falla, el dron seguirá volando. 

De todos los drones para fotografía que hemos investigado, el Typhoon H es uno de los más rápidos y ágiles, aunque cuenta con un alcance de vuelo algo limitado -sobre todo en comparación con los otros dos modelos mencionados-.

Es cierto que con la entrada al mercado de otros modelos como los de DJI y GoPro el modelo Typhoon H quedó desplazado. Pero, si estás empezando y tu presupuesto es ajustado, ¡puede ser tu mejor opción!

 

Y tú, ¿te atreves con los drones para fotografía? ¡Porque en Emilio Simón sí nos atrevemos! Ponte en contacto con nosotros si deseas realizar algún proyecto que incluya fotografía aérea. ¡Te va a encantar!

 

¿Conoces todos los trucos que puedes hacer con la cámara del iPhone? ¡Porque son muchos más de los que crees! Y, si eres aficionado a la fotografía móvil, te va a encantar conocerlos todos.

Los teléfonos iPhone no destacan solo por su cámara y, de hecho, existen otras marcas que prestan más atención a la funcionalidad de este añadido. Sin embargo, muchos siguen inclinándose por el iPhone.

Y, aunque crean que están renunciando a una buena cámara móvil, ¡eso es porque no conocen todos los trucos que pueden hacer con la cámara del iPhone!

Nunca será una cámara profesional, claro, pero podemos conseguir instantáneas bastante buenas.

Como decíamos, aunque Apple nunca haya destacado sobre la competencia en esta cuestión, es cierto que en los últimos modelos ha incorporado más funcionalidad y sofisticación a la cámara del iPhone.

Es esta reciente preocupación la que da a los fotógrafos un respiro. ¡Y la que nos ha inspirado para escribir este post sobre los mejores trucos que esconde la cámara del iPhone!

Por eso, si tienes de un iPhone 11 en adelante, ¡sigue leyendo, porque esto te interesa! Si tu modelo, sin embargo, es más antiguo, puedes explorarlo igualmente: algunas funcionalidades llevan escondidas en iPhone desde hace mucho tiempo.

La regla de los tercios ahora en tu móvil

¿Recuerdas la regla de los tercios? ¡Pues gracias a la cámara del iPhone podrás aplicarla en cualquier momento y en cualquier lugar!

Recuerda que esta regla puede ayudarte a llevar a cabo una buena composición de la fotografía.

Como sabes, para implementar la regla de los tercios debes dividir la fotografía en 9 partes, colocando los elementos más importantes en los puntos de intersección de las líneas imaginarias.

Pues bien: la cámara del iPhone cuenta con una cuadrícula que nos ayudará a aplicar esta regla. Puedes activarla entrando a ajustes, fotos y cámara y cuadrícula. ¡Y a componer!

Bloquea el enfoque y la exposición

Como sabes, la cámara del iPhone hace mediciones de la luz de manera automática, ajustando el tiempo de exposición según el punto de enfoque que hayamos marcado. En general, esto es una suerte.

Sin embargo, habrá situaciones en las que bloquear los valores de exposición y el enfoque será mucho mejor, pues evitaremos que el iPhone lo cambie de manera automática cambiando, así, la foto que deseábamos.

Para bloquear estos parámetros simplemente debemos mantener el dedo sobre la pantalla durante tres segundos tocando el punto de enfoque.

Nos aparecerá un aviso de “bloqueo de AE/AF”, que no desaparecerá hasta que hagamos la foto.

Debes saber, además, que la exposición manual es también una opción en la cámara del iPhone: si tocamos el punto de enfoque un momento, aparecerá un “sol” que se mueve arriba y abajo para ajustar el tiempo de exposición.

3 formas de hacer una foto en remoto

Y una la conoces perfectamente: ¡el temporizador! Seguro que llevas años haciendo fotos a distancia con el temporizador. Desde luego, ¡es emocionante! Correr a colocarte, que no se mueva el teléfono, sonríe hasta que se dispare…

No obstante, si prefieres un poco más de tranquilidad en tus fotos en remoto, la cámara del iPhone te da otras dos opciones.

La primera es hacer la foto a través del Apple Watch, que funciona a modo de mando a distancia.

La última, y el secreto mejor guardado de Apple, es que puedes utilizar como disparador en remoto el botón de volumen de los auriculares. ¡Sí, sí, como lo lees! Fácil y a distancia. ¡Pruébalo!

El ultra gran angular del iPhone 11

Muy pocos conocen este truco, y eso que es muy útil. Gracias a la lente ultra gran angular que presenta la cámara del iPhone desde su 11º modelo, existe una opción que permite mejorar las fotografías, añadiendo más información.

La cámara tomará una fotografía con el gran angular y otra con el ultra gran angular. En la galería solo aparecerá la primera, pero si elegimos la opción de “editar” la fotografía nos permitirá añadir la información del ultra gran angular.

Para activar esta función deberás entrar en ajustes, cámara y activar la opción que aparece como “captura fuera del marco de fotos”.

 

Y tú, ¿conocías estos trucos? ¿Los probarás? Si buscas algo más profesional, ¡siempre puedes contar con Emilio Simón!

Esta semana, en Emilio Simón, te vamos a enseñar a iluminar bien tus fotos. Esta, que puede parecer una tarea fácil, es en realidad una de las más difíciles que existe en la disciplina de la fotografía.

Conseguir dominar la luz para crear exactamente los efectos deseados es tremendamente complicado, además de necesitar unas condiciones adecuadas que te darán tanto la luz natural como numerosos aparatos profesionales de fotografía.

¡Como ves, iluminar bien tus fotos es todo un reto! Y, al abordarlo, vamos a adentrarnos en todo un mundo fotográfico, para muchos, aún por explorar. ¡Os aseguramos que os va a encantar!

Así que, si tú también estás empezando en esto de la fotografía o la luz todavía se te resiste, atento a nuestro nuevo post.

En él aprenderás a iluminar bien tus fotos y a manejar la luz para conseguir el efecto concreto que andas buscando.

Selecciona una medición adecuada

Obviamente, lo primero que deberás hacer para iluminar bien tus fotos será preparar los ajustes de tu cámara conforme al tipo de fotografía que vas a hacer y que, en el fondo, esperas conseguir.

Uno de los ajustes que deberás concretar, y del que dependerá la buena iluminación de tus fotografías, es el tipo de medición. Esto es, de dónde recogerá el fotómetro de la cámara la información y cómo la va a procesar para esclarecer los valores de exposición.

Este valor  puede ser puntual (solo tiene en cuenta la información lumínica de un punto), central (descarta la información de los márgenes), ponderada al centro (excluye al cielo) o matricial (mide todas las zonas de la imagen).

Familiarízate con el histograma

En ocasiones, tu cámara y tus programas de edición te muestran un gráfico lleno de líneas que, a priori, no comprendes y que miden algo indeterminado de tu fotografía, si es que está activado.

Pues ese gráfico, precisamente, es un histograma. ¡Y manejarlo te ayudará muchísimo a iluminar bien tus fotos! Aunque no lo parezca, es muy fácil te utilizar y te ayudará bastante a conseguir fotografías mejor iluminadas.

Valores ISO muy bajos

Para conseguir iluminar bien tus fotos deberás mantener la ISO todo lo baja que puedas. Es cierto que los valores ISO más elevados aumentan la sensibilidad a la luz, pero también inciden en la calidad de la fotografía.

Por eso, es mejor mantener valores ISO muy bajos por defecto, cuidando así la calidad de la imagen. Y, cuando necesitemos algo más de sensibilidad, tan solo tendremos que aumentar esos valores.

Nunca olvides el balance de blancos

Si no eres nuevo en esto de manejar cámaras, ya habrás interiorizado la importancia de realizar un buen balance de blancos antes de cualquier sesión de fotos o grabación en vídeo.

Para iluminar bien tus fotos, prestar atención al balance de blancos es vital. Como sabes, nuestra cámara capta algunas luces que nosotros apreciamos como blancas con tonos cálidos o fríos (temperatura de color).

El balance de blancos corrige estas desviaciones hacia los tonos correctos. Por eso, para evitar que en nuestra fotografía aparezcan “tonos fantasma” e inesperados, ¡será mejor hacer un buen balance de blancos!

Prueba con las diferentes direcciones de la luz

Otra forma de encontrar la manera de iluminar bien tus fotos o, al menos, de conseguir el efecto deseado, es experimentar con la direccionalidad de la luz: frontal, cenital, lateral…

Cada una de las direcciones aportará a tu trabajo un resultado diferente. Así que, si tienes tiempo para hacerlo, ¡experimenta y encuentra la dirección que más se adapte al tono que buscas!

La importancia de la apertura de diafragma

Y volvemos a la importancia que la apertura del diafragma tiene para iluminar bien tus fotos. Como sabes, cuanto más abras el diafragma más luz entrará en el sensor de tu cámara, y viceversa.

Esto, además, afectará a la profundidad de campo, como ya sabes: cuanto más cierres el diafragma, mayor profundidad de campo conseguirás.

Con estos datos básicos, te toca elegir: ¿qué importa más en tu proyecto? ¿Una imagen más iluminada o con mayor profundidad de campo? ¿Tendrás que elegir entre ambas, predominando una sobre la otra, o no? Es tu elección.

 

¿Sabes ya cómo iluminar bien tus fotos o sigues necesitando ayuda? Si es así, ¡cuenta con nosotros! Estaremos encantados de llevar a cabo tu proyecto.

¿Obturador electrónico u obturador mecánico? ¡He ahí la cuestión! Si estás empezando en el mundo de la fotografía y todavía te surgen dilemas como estos, ¡el blog de Emilio Simón es tu sitio!

Hay quien prefiere optar por el obturador electrónico, y quien defiende el obturador mecánico. Pero, ¿en qué se diferencian? ¿Cuál es el mejor? ¿Cuál debo elegir? ¡En este post resolveremos todas esas dudas!

Eso sí, antes de conocer cuáles son las diferencias entre ambos, te hacemos una importante recomendación: intenta controlar los dos para sacarle el máximo partido a cada uno. ¡No te arrepentirás!

Tanto el obturador electrónico como el obturador mecánico sirven para fotografías y condiciones ambientales muy concretas. Por ello, es interesante manejar ambos y usar en cada momento el que sea idóneo.

De todas formas, si todavía necesitas tiempo para controlar bien los dos, ¡siempre puedes ir poco a poco! Vamos a contarte en este post para qué sirve cada uno, y tú decidirás en base a tu trabajo cuál te conviene controlar primero.

¿Qué es un obturador?

Tal vez hayamos ido demasiado rápido, y ni siquiera tienes claro qué es y para qué sirve un obturador. ¡Así que mejor empezar por el principio!

Como ya hemos mencionado en otras entradas, el obturador es un mecanismo que nos permite controlar durante cuánto tiempo entrará luz en el sensor de nuestra cámara a la hora de hacer una fotografía.

En otras palabras: el obturador permite al fotógrafo decidir el tiempo de exposición de una fotografía. Dependiendo del tiempo de exposición, se conseguirán resultados muy diferentes, como captar el movimiento o congelarlo, por ejemplo.

Obturador mecánico

El obturador mecánico es el “clásico”, el primer mecanismo de obturación que tuvieron las cámaras, y que aún pervive.

Está formado por un conjunto de láminas que se mueven arriba y abajo por el sensor y, en función del tiempo de exposición, dejan aberturas más o menos grandes. Es un mecanismo casi arcaico, pero que no ha conseguido ser desplazado por la electrónica.

¿Por qué? Pues porque siguen siendo más precisos que los obturadores electrónicos. Los obturadores mecánicos alcanzan altas velocidades de obturación (¡hasta 1/8000!), pero son muy caros de fabricar.

En realidad, el obturador mecánico casi no tiene defectos. Es cierto que, mientras está en funcionamiento, puede hacer vibrar levemente la cámara. Esto podría notarse en la fotografía, pero no es lo común.

Son perfectos cuando queremos fotografiar a altas velocidades de obturación o cuando estamos trabajando con luz artificial. Y ahora comprenderás por qué.

Obturador electrónico

El obturador electrónico no es más que una tecnología que permite que una cámara cuyo sensor está recibiendo luz constantemente pueda registrar esta información sin la mediación de otros componentes.

Es decir: en el momento en el que el fotógrafo dispara, el sensor de la cámara comienza una lectura de la luz durante el tiempo de exposición establecido. Existen, hasta la fecha, dos tipos de obturadores electrónicos: global y no global.

Los obturadores electrónicos tienen grandes ventajas: por ejemplo, permiten altas velocidades de obturación, llegando algunos modelos a alcanzar el 1/32000. Esto les permite obtener gran cantidad de fotografías por segundo.

Además, el disparo de un obturador electrónico, al contrario que el de un obturador mecánico, es completamente silencioso. No obstante, y como comentábamos antes, con la luz artificial y las altas velocidades aparecen los problemas.

Principalmente, nos encontramos con dos problemas. El primero de ellos es que, al disparar en escenas con luz artificial, aparecen unas bandas en la fotografía, que delatan la frecuencia de las bombillas con las que iluminas la estancia.

El segundo problema es conocido como rolling shutter: al fotografiar con obturador electrónico a grandes tiempos de obturación, si el objeto a fotografiar está en rápido movimiento, es casi seguro que aparecerá distorsionado o deformado. ¡Y no siempre querrás ese efecto!

 

Y tú, ¿te ves capaz de manejar ambos? ¿Cuál de los dos prefieres actualmente? Si te hemos asustado y prefieres confiar en un profesional, ¡siempre puedes acudir a Emilio Simón!

Como ya os habréis dado cuenta, en Emilio Simón siempre os animamos a practicar fotografía, a que desarrolléis vuestras capacidades y a que os adentréis, poco a poco, en este precioso mundo.

Porque, si os interesa, ¡estamos aquí para ayudaros y apoyaros!

En nuestro blog, además de hablar de las últimas novedades sobre fotografía, nos gusta daros algunos consejos e información básica para que os iniciéis en la fotografía. Y, precisamente, este es uno de esos post.

Ahora ya tenéis vocabulario básico, conocéis vuestra cámara y sabéis cómo conseguir la imagen que andáis buscando. ¡Es hora de practicar fotografía de verdad! Pero, ¿cuál es la mejor manera para hacerlo? Fácil: empezando por la temática de tu sesión.

Te la contamos en Emilio Simón: y no solo una, ¡sino cuatro! Si quieres conocer cuáles son las mejores temáticas para practicar fotografía, sigue leyendo.

Empieza a practicar fotografía con pequeños elementos o bodegones caseros

En estos días, casi mejor quedarse en casa. ¡Y os traemos la mejor forma de matar el tiempo! Además, empezando por lo fácil: la primera toma de contacto para practicar fotografía debe ser sencilla.

Por eso, en Emilio Simón te sugerimos que empieces fotografiando elementos de tu hogar o pequeños bodegones que diseñes tú mismo. De esta manera, podrás practicar encuadres, iluminación, profundidad de campo…

De hecho, con esta temática podrás practicar casi cualquier técnica de fotografía. Es otra de sus ventajas: aunque sea sencilla, tú mismo puedes ir aumentando gradualmente la dificultad de lo que deseas conseguir. ¡Perfecto para empezar!

Retratos

Otro básico de la fotografía que, si consigues controlar, puede darte resultados realmente preciosos. Puedes practicarlos en interior o exterior, aunque nosotros te recomendamos al principio hacerlo en interior para controlar mejor la luz.

Además, en esta temática pueden intervenir muchos elementos que tienes en casa: ventanas, cortinas, lámparas… ¡sin saberlo, tienes tu propio estudio fotográfico casero! Ahora solo hay que aprovecharlo para practicar fotografía.

Como te decíamos, los retratos son la temática perfecta para aprender a controlar la luz: luz dura, difusa, reflejos, composición de luz, jugar con los ángulos, e incluso atreverse con las fotografías a contraluz.

Solo dos consejos antes de que comiences tu aventura: configura de manera adecuada el balance de blancos antes de cada fotografía para que tu cámara capte la luz como deseas. ¡Y cuidado si vas a mezclar luz artificial con luz natural!

Capta el movimiento

Puede que practicar fotografía con objetos en movimiento te frustre al principio… pero, en cuanto le pilles el truco, ¡agradecerás haberte atrevido! Puedes empezar con objetos en casa y, después, comprobar tu magia en la calle.

Practicar fotografía con objetos en movimiento es divertido e interesante, porque puedes tanto congelar un rápido instante como captar el propio movimiento. ¡Y pueden quedarte instantáneas para enmarcar!

Si quieres capturar el momento, la velocidad de obturación deberá ser alta. Si, por el contrario, quieres inmortalizar el movimiento o el rastro del objeto en movimiento, deberás optar por una velocidad lenta.

Prueba las velocidades tantas veces como necesites: no es una ciencia exacta, y la velocidad perfecta puede variar de una fotografía a otra.

¡Atrévete con el Bokeh y el light painting!

No te lo íbamos a poner tan fácil. Si has practicado las temáticas anteriores con éxito, tal vez estés preparado para unir todos los elementos con los que has experimentado y jugar con ellos en la misma imagen.

Por ejemplo, con el Bokeh, que no es otra cosa que difuminar la luz ampliando la apertura de diafragma de tu cámara –es decir, reduciendo la profundidad de campo-.

¿El resultado? Por ejemplo, la típica postal navideña cuyas luces, al fondo, no aparecen nítidas.

Y, si te gusta la idea de jugar con la luz y hacer de este juego el protagonista de tu trabajo, ¿por qué no practicar fotografía a través del light painting?

Nos referimos a las fotografías de fondo negro donde aparece un dibujo creado con el movimiento de una luz.

¡Seguro que te suena! Y, ahora que controlas las temáticas anteriores, no te costará conseguir grandes trabajos de light painting: solo tienes que hacer la fotografía en larga exposición. Y, si puedes usar un trípode, ¡mejor!

Y tú, ¿te atreves a practicar fotografía con estas temáticas?

¡En Emilio Simón te animamos a ello! Aunque, recuerda: si lo que buscas es un fotógrafo profesional en Sevilla, ¡no dudes en llamarnos!

Las fotos son mucho más reales sin editar, pero es cierto que a veces un filtro o un recorte para mejorarla, no viene nada mal. Es por ello que el uso de aplicaciones para editar fotos cada vez es mayor. Por ello, desde Emilio Simón te contamos en este post las mejores aplicaciones para iOs y android.

Adobe Photoshop Express

Si utilizas Photoshop en el ordenador, esta aplicación no puede faltar en tu móvil. Adobe Photoshop Express ofrece muchas de las prestaciones del editor de fotografías de escritorio.  

A pesar de incluir dichas funciones tan avanzadas, esta aplicación es muy fácil de utilizar. Tan solo debes cargar una foto y retocarla ¡así de fácil!

Dispondrás de múltiples herramientas como por ejemplo, brillos, corrección de ojos, recorte, saturación, bordes entre otras. Pero si debemos destacar algo de esta app para retocar fotos, es sin duda alguna, sus maravillosos filtros

Dichos filtros corrigen automáticamente todo aquello que este imperfecto en la imagen. Este tipo de defectos suelen ser por ejemplo, problemas de exposición.

Otra de las cosas que puedes hacer es cambiar el tamaño de la imagen y seleccionar la calidad de la misma.

¿No te parece una pasada todo lo que te ofrece esta app para fotografías?

Lightroom, de lo mejor de Adobe

Otra app de los creadores de Photoshop, ¡Lightroom

Como ya te contamos en nuestro post sobre las 7 ventajas de Lightroom, esta aplicación es una auténtica maravilla. 

Esta app de fotografía para profesionales cuenta con controles deslizantes muy fáciles de utilizar.

Solo tienes que mover el dedo de izquierda a derecha y así ajustar la luz, el detalle, el color y así con todas las herramientas que desees hasta conseguir el resultado que buscas. 

Además, con esta app podrás retocar todo tipo de fotos, incluso archivos RAW.

VSCO, una de las mejores aplicaciones para editar fotos

VSCO es una de las aplicaciones gratuitas más completas para retocar imágenes.

A través de esta app puedes retocar la temperatura, el brillo, la luz, el contraste y mucho más. 

Aunque estamos seguros que lo que más te va a gustar de esta aplicación son sus filtros. Encontrarás unos filtros muy sutiles en comparación con otros filtros más artificiales que ofrecen otras aplicaciones.

Dichos filtros son muy fáciles de aplicar a tu imagen. Simplemente selecciona el que más te guste y modifica lo que desees mediante su control deslizante.

Por supuesto, contarás con aquellas prestaciones básicas como recorte, ajuste y viñeta ¡no le falta un detalle a esta app!

Además de compartir tu imagen en tus redes sociales, también puedes hacerlo en la comunidad de VSCO.

¡De las mejores aplicaciones para editar fotos!

Snapsheed, la app de Google

Snapsheed es un editor de Google con unas características muy interesantes para retocar tus fotos.

Esta app gratuita incluye una enorme gama de filtros predefinidos, los cuales puedes modificar a tu gusto. Además, también puedes crear tus propios filtros desde cero.

Esta aplicación incluye herramientas básicas, HDR y filtros. Los filtros funcionan con capas, es decir, siempre puedes volver a la primera modificación.

Esta app también cuenta con una opción muy interesante que consiste en seleccionar una parte de la imagen y aplicar el filtro que más te guste.

Otro aspecto relevante de la app de Snapsheed es que cuenta con un historial de edición para que puedas volver a retocar tus fotos anteriores. 

 

En definitiva, editar fotos con el móvil es cada vez más fácil ¿no crees?

Te recomendamos descargar la app que más se ajuste a tus necesidades y la pruebes. Retocar imágenes es muy divertido ¡te lo aseguramos!

¡Cuéntanos en comentarios que te ha parecido nuestro post sobre aplicaciones para editar fotos en nuestro perfil de facebook!

Seguro que lo primero que harás cuando toda la situación sanitaria mejore será viajar. ¿Quién no lo echa de menos? Y, para que esas vacaciones sean perfectas, ¡necesitarás las mejores fotos de tus viajes!

Primero, porque en la era de las redes sociales tus seguidores estarán deseando ver dónde estás y qué aventuras estás viviendo. Y segundo, y para Emilio Simón mucho más importante, ¡no queremos que olvides ni un solo detalle!

Aunque ahora es difícil viajar, será lo primero que muchos hagamos cuando pase todo. Porque disfrutas, te diviertes y aprendes. ¡Y queremos enseñarte a plasmar todo eso en tus fotografías!

Así que, mientras esperamos a que llegue el momento, ¿por qué no empezamos a practicar? Atentos a este nuevo post en el que os contamos algunos trucos para conseguir las mejores fotos de tus viajes.

 

5 trucos para conseguir las mejores fotos de tus viajes

Antes de disparar, piensa

Seguro que tú también tienes un amigo que, cuando estáis de viaje, saca la cámara y se dedica a hacer fotografías sin ton ni son. ¡Como un paparazzi! Pues dile a ese amigo de nuestra parte que así no conseguirá nada.

Para hacer las mejores fotos de tus viajes tienes que tomarte tu tiempo. ¡No hay prisa! No dispares si no tienes bien pensado y cogido el encuadre, el detalle… Piensa en cómo quieres que quede la fotografía, en qué querrás encontrarte en ella.

Y, una vez lo hayas pensado, entonces empieza a buscar con tu objetivo justo esa imagen. Será entonces cuando deberás disparar.

Fotografía de paisajes

Parece un poco obvio, pero cuando quieras fotografiar un paisaje haz la foto siempre en formato horizontal. No importa que aparezca alguien en la foto: piensa en quién será el protagonista de la instantánea y, si es el paisaje, entonces la respuesta siempre será “horizontal”.

En Emilio Simón te recomendamos, además, usar un diafragma cerrado (f. 11) para que puedas capturar el paisaje completo.

Fotos de perfil

No disimules, sabemos que pasarás gran parte de tu viaje buscando una nueva foto de perfil. ¡Si es que te encanta exhibir las mejores fotos de tu viaje! Y más si es una buena foto que puede convertirse en la nueva anfitriona de tus redes sociales.

Tranquilo, ¡no te juzgamos! De hecho, vamos a darte algunos consejos para que consigas los mejores retratos en tus viajes. Primero, elige el plano: primer plano, primerísimo primer plano, plano americano, plano medio…

Después, deberás decidir qué profundidad de campo le darás a la fotografía. Si utilizas un diafragma abierto, el rostro saldrá bien nítido y enfocado, en detrimento del fondo de la fotografía.

Tan solo debes decidir (o probar, lo que prefieras) para ver con cuánta apertura del diafragma conseguirás la foto que estás buscando.

Despídete de los tópicos

En Emilio Simón te estamos enseñando a realizar un verdadero book profesional de tus viajes. ¡Y en ese book no tienen cabida los tópicos! Nada de sujetar la Torre de Pisa ni de llamar por teléfono desde una cabina roja.

Además de todos los trucos técnicos de la cámara debes buscar la originalidad: originalidad en los enfoques, en los detalles, en las poses… Tu viaje es único, ¡y también deberán serlo sus fotografías!

Edición para conseguir las mejores fotos de tus viajes

¡Editar tus fotos no es un delito! Si de verdad quieres que las fotografías de tus aventuras sean profesionales, jamás te niegues a editarlas. Eso sí: debes elegir bien qué fotos editarás y cómo.

En otras palabras: después de estar días y días cámara en mano buscando las mejores fotos, seguro que alguna de ella ya es perfecta per se. ¡No edites lo que no necesita ser editado!

Cuando selecciones las instantáneas que deseas mejorar a través de la edición, sé respetuoso: el resultado debe ser profesional a la vez que fiel a la realidad. Si no, la esencia de la imagen (el entorno, el viaje) se perderá.

 

Y tú, ¿preparado para fotografiar el viaje de tu vida? ¡Ya queda muy poco! Y, mientras tanto, si buscas un fotógrafo profesional en Sevilla, no dudes en ponerte en contacto con Emilio Simón.

5 términos básicos de fotografía

 

En Emilio Simón os hemos dado ya un sinfín de consejos para que os introduzcáis en el mundo de la fotografía. ¡Pero nunca hemos empezado por el principio! Existen muchos términos básicos de fotografía que debes conocer para iniciarte en este bello mundo.

Para iniciarte en la fotografía leerás infinidad de artículos, posts, entrevistas y manuales que te enseñarán cómo usar tu cámara como un profesional. ¡Pero te encontrarás con conceptos desconocidos para ti!

Si eres principiante en el mundo de la fotografía, ¡para eso estamos nosotros! Porque te hemos preparado en este nuevo post una lista con los términos básicos de fotografía que debes conocer para comprender todas tus lecturas y triunfar en tus sesiones fotográficas.

Exposición

Más de una vez habrás topado con este término básico en fotografía. Si, como decimos, acabas de empezar, seguro que entiendes por “exposición” algo muy diferente a lo que nos referimos en el mundo de la fotografía.

En este campo, la exposición no es otra cosa que la cantidad de luz que recibe el sensor de tu cámara para poder formar la fotografía. Es decir, es la cantidad de luz que entra en tu cámara cuando vas a tomar una instantánea.

Esta cantidad de luz es una combinación entre el tiempo de exposición y el nivel de iluminación que recibes durante ese tiempo. El tiempo de exposición se controla a través de la velocidad de obturación, mientras que la iluminación se hace a través de la apertura del objetivo.

Velocidad de obturación

Si hemos ido demasiado rápido no te preocupes, iremos por partes. Ahora que sabes qué es la exposición y que esta depende en parte del tiempo, ¿qué es la velocidad de obturación?

Muy fácil: como habrás imaginado, la velocidad de obturación es el período de tiempo en que la cámara deja pasar la luz hacia el sensor. En otras palabras: es el período de tiempo en que la luz está entrando en la cámara.

Por ejemplo: puedes hacer que la luz entre en tu sensor durante 30 segundos o durante 30 minutos. ¡Tú eliges! Y, dependiendo de tu elección –sea alta o baja la velocidad de obturación-, ¡puedes conseguir resultados impresionantes!

Apertura del objetivo

La apertura o apertura del objetivo nos sirve para controlar la iluminación de una escena. Como ya sabes, la velocidad de obturación es el tiempo que la cámara deja pasar la luz. Y la apertura la complementa controlando la cantidad de luz que entra durante ese tiempo.

Como ves, todos los términos básicos de fotografía están relacionados. Con la apertura del objetivo podrás decidir cuánta luz incide en tu instantánea. Si llegas a controlarla, puedes capturar escenas verdaderamente mágicas valiéndote solo de un buen manejo de la apertura.

Sensibilidad ISO

¡Vaya palabra! Pero seguro que también te la has encontrado en tus tareas de documentación sobre fotografía. El ISO está muy relacionado con todos los términos básicos de fotografía que ya te hemos contado.

¿De qué manera? Tu ISO será el encargado de controlar la sensibilidad del sensor de imagen de tu cámara. Es decir, del sensor que se encarga de dejar pasar la luz. Así, tendrás que regularlo teniendo en cuenta los valores anteriores para conseguir la instantánea idónea.

Profundidad de campo

Por último, y aunque no esté estrechamente relacionado con los términos básicos de fotografía anteriores, es muy importante conocer la profundidad de campo. Seguro que este también te suena, ¿verdad?

La profundidad de campo es el rango o sector de tu fotografía que aparecerá de forma más nítida y detallada. Depende, en general, de la apertura del objetivo, de la distancia a la que estemos del objeto a fotografiar, y de la distancia focal.

La profundidad de campo variará si queremos fotografiar un paisaje, a un grupo de personas, si queremos realizar una foto detalle…

estos son los 5 términos básicos de fotografía, que debemos conocer para empezar.

Ahora sí, ¡estás preparado para coger tu cámara! Por fin la comprendes y manejas los conceptos suficientes para crear composiciones profesionales. Pero, si lo que buscas son fotografías profesionales, ¡entonces no dudes en ponerte en contacto con nosotros!

Ya va siendo hora de que le pierdas el miedo al modo manual de la cámara de fotos réflex. ¿Para qué quieres una cámara de calidad si la vas a usar en automático? ¡Atrévete a aprender! Te estás perdiendo un mundo de posibilidades.

En Emilio Simón conocemos perfectamente la dificultad de utilizar una buena cámara de fotos en modo manual, pero también sabemos que, una vez que aprendes a manejarlo, ¡los resultados son increíbles! Así que deja el miedo a un lado, despídete del modo automático y aprende a usar la cámara como un profesional con estos 5 sencillos trucos.

La velocidad de obturación: tu mejor amiga en modo manual

Cuando hablamos de velocidad de obturación nos referimos a la velocidad de disparo de la cámara. En modo manual puedes elegir a qué velocidad harás tu foto, siendo 30 segundos la velocidad más lenta.

Si consigues dominar la velocidad de obturación de tu cámara en modo automático podrás hacer verdadera magia en tus fotos. ¿Cómo? Sobre todo, jugando con la luz. Cuanto más lento sea el disparo más luz atrapará la cámara en la fotografía, consiguiendo efectos lumínicos dignos de cualquier montaje fotográfico.

Número f: ¡se acabaron las fotografías quemadas!

El número f mide la abertura del diafragma de tu cámara. Básicamente, esto se refiere a la cantidad de luz que entra al sensor y, por ende, que plasmarás en tu fotografía. Si el número es bajo significa que el diafragma está más abierto, dejando entrar más luz. Si el número es más alto, el resultado será el contrario.

Muchas veces no podemos controlar la luz del entorno, y para eso debemos controlar el diafragma de la cámara: se acabaron las fotografías demasiado oscuras o muy quemadas. ¡Elige el número f que mejor se adapte al tipo de foto que quieres conseguir!

No olvides cambiar el modo de medición de la luz

Aunque muchos no lo saben, el modo de medición de la luz puede cambiarse. Este modo calibra la luz de toda la escena, calculando una media para definir la exposición más adecuada.

Por defecto, tu cámara tendrá el modo matricial o evaluativo, que mide la luz en la totalidad de la escena. Aunque suele ser el más utilizado, no siempre es el más apropiado: existen otros modos de medición de la luz que priorizan zonas concretas del encuadre, dando protagonismo a elementos concretos.

Algunos de estos modos son la ponderada al centro, que prioriza el centro de la escena; la puntual, que se centra en un punto concreto de la imagen; y la parcial, que funciona como la anterior pero ampliando un poco más el recorte que prioriza.

No sin balance de blancos

¡Un balance de blancos es imprescindible para cualquier profesional de la cámara! Antes de empezar con tu sesión de fotos, no olvides hacer un balance de blancos.

Aunque pongas la cámara en modo manual, es probable que el balance de blancos siga en modo automático.

Sin embargo, tu cámara tiene mucho más que ofrecer: ajustes predeterminados para escenas soleadas, en la sombra, nubladas… ¡o incluso balances de blanco personalizados!

¿Cómo sé qué valores necesito?

Si, después de todo, sigues sin conseguir la fotografía que deseabas, tenemos un truco para que conozcas los valores exactos que necesitas calibrar en tu cámara. Es un truco muy fácil: encuentra un ejemplo exacto de la fotografía que quieres. ¿Lo tienes? ¡Entonces solo tienes que consultar los datos EXIF!

Estos datos aparecen en las propiedades del archivo y suelen indicar valores como el número f o la velocidad de obturación.

 

¿Te hemos ayudado? ¡Esperamos que sí y que, por fin, te atrevas con el maravilloso modo manual de tu cámara! Y, si después de divertirte un rato experimentando con sus infinitas posibilidades sigues sin conseguir el efecto deseado, ¡siempre puedes contar con nosotros!

Hoy en día, la fotografía no es nada sin la posproducción. Encontrar los filtros más profesionales para editar las fotos es todo un mundo, y depende de nuestro propósito acertaremos o no con este o aquel. Desde luego, no es tarea fácil.

En Emilio Simón somos conscientes de eso, y por eso os hemos preparado una lista con los filtros más profesionales del mercado: queremos que trates tus fotografías con el mismo cariño con el que tú las has hecho. Como siempre, ¡nosotros te damos la información y tú eliges cómo crear tu magia!

Orange & Teal: el filtro del verano

¿Sueñas con ser instagramer? ¿Te tiras horas eligiendo los mejores filtros para subir la foto perfecta? Entonces esto te interesa: Orange & Teal consigue que los tonos azules parezcan esmeralda y que el verde, el naranja o el rojo destaquen sobre el resto de colores.

¿Y qué conseguimos con esto? Fotos cálidas, que resaltan el moreno de la piel y los tonos básicos de un paisaje veraniego. En otras palabras, si le coges el truco, puedes convertir tu foto en el pueblo en una foto de revista de viajes.

En realidad, Orange & Teal no es un filtro, sino un “preset”, es decir, un ajuste de revelado. Pero preferimos incluirlo porque, en cuanto lo probéis, no podréis dejar de usarlo. ¡Sube tus fotos retocadas con Orange & Teal y etiquétanos para que veamos el resultado final!

Los filtros más profesionales en VSCO Cam

VSCO Cam es una aplicación móvil de edición fotográfica que te salvará de algún que otro apuro de la manera más profesional. De entre todas sus posibilidades, vamos a destacar dos de sus filtros.

El primero de ellos es el A6. Este filtro consigue un retoque sutil que, a la vez, mejora sustancialmente una fotografía: es capaz de aumentar su nitidez y remarca los tonos oscuros, agregando además un sutil tono anaranjado. Es cierto que, como cualquier filtro, no vale para cualquier fotografía, pero si eres capaz de emparejar el A6 con la fotografía indicada sabrás de lo que hablamos.

El segundo filtro de VSCO Cam es el C1. Este filtro es básicamente el filtro vintage que todos conocemos, pero con un acabado mucho más profesional y sutil. Basa los cambios en tonos rosados que envejecen tu fotografía casi sin que se note. Si eres fan de lo vintage, ¡este es tu filtro!

Afterlight

Afterlight es una de las aplicaciones más famosas de edición móvil, y también tiene uno de los filtros más profesionales de blanco y negro del mercado: se llama raven y marca la diferencia, pues potencia bastante la escala de grises, aportando fuerza a tu fotografía y editándola en blanco y negro sin que parezca “forzado”, como otros filtros del mismo efecto.

Aunque este es un post sobre filtros, queremos aprovechar para daros un dato interesante sobre afterlight: puedes usar dos filtros a la vez, lo que no solo es novedoso sino que te da más libertad de creación. ¡Prácticamente puedes crear tus propios filtros!

No sin Cymera

¡Se acabó el maquillaje! Cymera es una aplicación móvil perfecta para selfies que destaca en el filtro más cotizado: el filtro de “belleza”. Hay cinco niveles en el filtro, nosotros os aconsejamos usar los primeros para que la edición no sea evidente.

Con Cymera puedes igualar tu piel, estrechar tu cara, cambiar el color de tu pelo… Vale, estos retoques no suelen necesitarse para fotos muy profesionales, pero no podíamos dejar de nombrar esta aplicación por ser, dentro de este tipo de edición, la más sutil.

 

Ahora que conocéis algunos de los filtros más profesionales para editar fotos podéis lanzaros a cualquier aventura: si algo tiene la fotografía actual es que pueden salir cosas maravillosas del material más insospechado. En Emilio Simón lo sabemos bien, y por eso os invitamos a que le echéis un vistazo a nuestro portfolio. Y, si te gusta lo que ves, ¡tal vez podamos ser tu fotógrafo de confianza!