hora azul

Si te gusta la fotografía es más que probable que hayas oído hablar de la hora dorada, pero… ¿y la hora azul? ¿sabes qué es? ¿sobre qué hora se produce? ¿cómo tomar fotografías en ese momento?

A pesar de lo que puedas pensar, tomar una fotografía en la hora azul no es un acto que implique serias dificultades. Es más, además de ser sencillo, conseguirás resultados espectaculares, sobre todo en espacios urbanos donde la inmensidad del azul del cielo jugará con otros elementos alternativos.

Hora Azul

Por hora azul se entiende la hora previa a la salida y a la puesta de sol, cuando el cielo ha perdido prácticamente esos tonos naranjas y amarillos y empieza a predominar un azul intenso. Una característica de la hora azul, es que por el horizonte por donde se ha puesto o ha emergido el sol encontramos un impresionante degradado tonal de azul a naranja.

Ese color azul del cielo se va oscureciendo poco a poco llegando, incluso, a parecer que ya es de noche, pero nada más lejos de la realidad, pues con una exposición de varios segundos comprobaremos que aún sigue habiendo luz suficiente en el cielo como para poder seguir tomando fotografías. Este momento es muy útil para tomar determinadas fotografías que no se pueden realizar en ningún otro momento del día con resultados muy sorprendentes.

Durante estos intervalos de tiempo, la luz tiene peculiaridades que aumentan la belleza de las fotografías, como pueden ser la difusión de la luz natural que provoca una alta calidad de la iluminación de la escena o la calidez que poseen los colores del paisaje gracias a la ubicación del sol respecto al horizonte.

Si tu preocupación es que no se te pase el tiempo de la hora azul, hay algunas aplicaciones como Sun/Moon Calculator o Gaisma. que te ayudar a calcular el momento exacto en el que tendrá lugar la salida o caída del Sol.

Consejos para captar la hora azul

Como ya hemos comentado, hacer fotografías en la hora azul no es exageradamente engorroso. Si sigues los siguientes consejos podrás captar escenarios con una luz azul espectacular, que aportará una luz diferente al entorno.

  • Planifica la foto que quieres conseguir y estudia el lugar dónde vas a hacerla.
  • Es recomendable hacer pruebas previas a la toma de fotografías.
  • Usa trípode siempre.
  • Juega con el tiempo de exposición, pues esta será mas o menos larga dependiendo de la luz natural que haya en el lugar.
  • Juega con la apertura del diafragma en función del tiempo de exposición, es decir, mayor tiempo de exposición implica menos apertura del diafragma o menos tiempo de exposición implica mayor apertura del diafragma.
  • Si te decantas por tiempos de exposición largos, haz uso del temporizador de la cámara o de un disparador remoto.
  • Dispara siempre en RAW, pues de esta forma eliminarás cualquier problema con el balance de blancos.

Una situación ideal para tomar fotografías en la hora azul sería en un escenario urbano. La iluminación de la calle y monumentos proveerá de determinados tonos a la escena, pero si tomamos la misma fotografía en la hora azul nos encontraremos con un cielo que ha pasado de ser negro a tener color y con una fotografía con mejor exposición y un mayor valor a nivel de composición. Un consejo, el momento ideal para tomar estas fotografías es justo cuando las farolas y los edificios se encienden, pues se produce una diferencia lumínica muy acentuada que agregará un valor añadido a tu fotografía.

En Emilio Simón nos encanta ayudaros con consejos y tips profesionales respecto a determinados momentos clave de la fotografía, así que si te gusta este mundo, no deberías perdernos la pista.

¡Nos leemos en el blog!

 

 

La fotografía es una disciplina que como cualquier otra es importante ensayar, ya que se cometen una multitud de errores fotográficos.  No obstante, muchas veces cometemos errores y no nos damos cuenta que lo que estamos haciendo no es lo correcto y los repetimos de forma periódica. Aún así, no es malo cometer errores, de hecho es una de las maneras más efectivas para aprender, cometiendo <<ensayo y error>>, pero si es sumamente importante saber identificar de forma clara y concisa nuestros errores para aprender de ellos y evitarlos.

Desde Emilio Simón queremos ayudarte a mejorar tus resultados fotográficos, por ello en este post queremos hablarte de 5 errores fotográficos muy comunes en la fotografía para que cojas nota y no vuelvas a cometerlos.

No todo es el centro de la imagen

En la cabeza de la lista de los errores fotográficos más comunes se encuentra la tendencia de ubicar al protagonista de la imagen en el centro de la misma. Esto salvo en composiciones simétricas, no siempre tiene que ser de esta manera.

Si quieres un consejo para que tus imágenes queden perfectas, utiliza la regla de los tercios.  Dicha regla es una de las reglas de composición más utilizadas en fotografía. Gracias a esta técnica, es posible ordenar los objetos dentro del encuadre. En nuestro blog tenemos un post entero dedicado a esta famosa técnica, puedes verlo aquí.

El fondo es importante

Otro error muy común en la fotografía es centrarnos solo en el protagonista de la imagen y no darle la importancia que se merece al fondo de la misma. El fondo de la composición es fundamental, ya que éste puede arruinar el plano si no está bien definido. Por ello, es importante que el fondo esté bien definido.

Cuida el balance de los blancos

Otro de los errores fotográficos más habituales en la fotografía, es el balance de los blancos en una foto. La cámara no capta igual que nosotros el blanco de una escena, por ello es sumamente importante ofrecerle información sobre el tipo de iluminación que esta presente en la imagen. A partir de ahí, la cámara interpretará perfectamente el color blanco y nos devolverá fotos increíbles.

No descuides la luz de la imagen

Muchas veces tenemos tanta ansia por fotografiar algo que nos olvidamos de la luz de la escena. Este es uno de los errores fotográficos más graves que existen. La luz influye directamente en el resultado final de nuestra fotografía, por ello es primordial tener en cuenta este aspecto antes de disparar con nuestra cámara.

Si no cuidamos la iluminación, es posible que no tengamos una exposición homogénea, o que el protagonista de nuestra imagen esté iluminado de forma anómala.

Si deseas evitar que esto ocurra, te sugerimos que analices la luz que hay en la escena antes de hacer una foto. También puedes modificar la luz con difusores o complementar la foto con flash.

La composición de la imagen es fundamental

El último de los errores fotográficos del cual te queremos hablar, es la composición.

No es necesario centrar al milímetro nuestro encuadre en el sujeto a fotografiar, ya que esto puede ahogar la imagen y que el resultado no sea el esperado. Esto no quiere decir que todas las fotos deben ser de esta manera, ya que hay tipos de fotografía como por ejemplo, la fotografía retrato, que si es necesario que rellenemos el encuadre.

 

¿Qué te han parecido estos cinco errores fotográficos? ¡Ahora es el momento de identificarlos en tu práctica, no volver a cometerlos y ponerles solución!

Si tienes alguna duda o deseas aportar algún error más que consideres que debemos evitar en la fotografía, escríbelo en los comentarios.

¡No olvides seguirnos en nuestras redes sociales!

La fotografía es uno de los principales factores si deseas que tu ecommerce sea todo un éxito.

El comercio electrónico es una tendencia que crece de forma exponencial y que cada vez más empresas se suman a ella, ya que es una manera muy efectiva de llegar a muchos clientes y por consiguiente, vender más.

Si queremos llamar la atención de aquellos clientes potenciales que navegan por internet en busca de un producto como el nuestro, debemos mostrarle las características de este de la mejor manera posible, ya que nunca debemos olvidar que lo está viendo a través de una pantalla. 

Para ello, la fotografía es nuestra principal aliada. Si deseamos acercar el producto al cliente y que este sienta confianza para realizar su compra en nuestro ecommerce, es muy importante tener diferentes fotografías de buena calidad de nuestro producto.

La fotografía es el nexo principal entre el usuario y el producto, ya que gracias a ella, es posible mostrarle al cliente potencial los detalles del producto en cuestión.

En este post de Emilio Simón te contamos todos los detalles sobre la importancia de la fotografía para un ecommerce. ¡Sigue leyendo y no te pierdas nada!

¿Por qué es importante la fotografía para un ecommerce?

La fotografía es muy importante para conseguir ventas en tu negocio online. La presentación del producto en tu página web debe ser lo más atractiva posible para que despierte el interés de los usuarios y estos finalmente, realicen su compra.

Por ello, es fundamental incorporar fotografías de calidad que sean capaces de mostrar todas y cada una de las cualidades del producto que deseas vender. 

A continuación te contamos las principales razones por las que es importante la fotografía para un ecommerce:

¡Diferénciate de la competencia!

Hay muchos motivos por los cuales contar con imágenes de calidad para ecommerce es importante, pero hay uno que destaca: diferenciarte de tu competencia.

Existen muchas tiendas en internet que muestran fotografías de sus productos elaboradas de forma negligente o poco profesional e incluso directamente, no incluyen imágenes. Esto es un error muy grave si el objetivo es vender productos online, ya que el usuario necesita ver que es lo que va a comprar y por supuesto, éstos relacionan buenas fotografías con productos de calidad por lo que si no es de esa manera, vender se convertirá en una tarea casi imposible de realizar.

Por ello, la fotografía para ecommerce es fundamental si deseas destacar entre la competencia. 

Ofrece mayor información sobre tu producto

La presentación visual, junto a descripciones significativas, es en muchos casos decisiva para que un cliente realice su compra. Podríamos decir que ambas se complementan perfectamente para poder ofrecer una imagen “más real” del producto en sí. 

Por lo que un número importante de fotografías y una descripción concisa y adecuada, no dejarán lugar a dudas sobre las características del producto que deseas vender a través de tu ecommerce. 

Ayuda a tus clientes con su decisión de compra online

Tal y como hemos comentado en el apartado anterior, es importante ofrecer una descripción clara sobre el producto que deseamos vender en nuestro ecommerce. 

No obstante “una imagen vale más que mil palabras” por lo que es importante ofrecer imágenes del producto desde todos los ángulos posibles. Asimismo, si es posible mostrar el producto en funcionamiento te recomendamos que lo hagas.

Por ejemplo, si tenemos una tienda de ropa online, consideramos fundamental mostrar a los modelos con la ropa puesta para que el cliente pueda ver como queda. 

De esta forma ayudarás a tu cliente potencial a tomar la decisión de adquirir tu producto, ya que al ver diferentes fotografías del mismo, puede llegar a comprender perfectamente lo que le ofreces y esté interesado en comprarlo.

 

En definitiva, es fundamental dedicarle tiempo y mucho esmero a la toma de las fotos de los productos si deseamos que aumenten las ventas de nuestro negocio online.

Te sugerimos que cuentes con un fotógrafo profesional, ya que si los productos no muestran todo su potencial, el resultado puede llegar a ser contraproducente. Una foto que no esté bien hecha o no tenga buena calidad, ofrece una mala imagen de tu negocio online. Por ello, te recomendamos que inviertas en un fotógrafo profesional, ya que de esta manera te aseguras de que tus productos llamen la atención de los usuarios que aterricen en tu web.

En Emilio Simón podemos ayudarte a sacar el máximo partido de tus productos a través de la fotografía. ¡Contacta con nosotros si deseas que tu ecommerce sea todo un éxito!

La fotografía en verano parece convertirse en algo mucho más importante. De repente, todos queremos tomar fotografías e, incluso, llevar a cabo proyectos de fotografía increíbles.

Profesionales, principiantes, aficionados… ¡La fotografía en verano se convierte en parte de la rutina de todos nosotros!

Y no solo a la hora de viajar: el verano es una estación llena de magia y colores imposibles de captar en otro momento.

Sea por la razón que sea, la fotografía en verano nunca falta. Y, como a mucha gente le falta experiencia en esta disciplina, no siempre se consiguen los resultados deseados. 

¡Pero si sigues leyendo este post eso va a cambiar! Porque en Emilio Simón os hemos preparado una lista con los mejores trucos para triunfar con la fotografía en verano. 

La playa: el escenario predilecto

Si hay una protagonista en la fotografía en verano, esa es la playa. Es un escenario natural, lleno de colores, de historias, y donde tiene cabida casi cualquier temática.

Pero también puede ser un escenario difícil de manejar. 

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que el horizonte debe estar siempre recto, y deberás tener siempre presente la regla de los tercios.

También será interesante que juegues con la composición de la escena: si quieres fotografiar el horizonte, nunca coloques la línea en el centro del encuadre.

¡Otorga importancia al cielo o al suelo, pero nunca dividas la instantánea en partes iguales!

El reto de la iluminación

Si la iluminación en fotografía es siempre un reto, lo es aún más en la fotografía en verano. Los amaneceres y atardeceres en esta época son dignos de inmortalizar… pero también tremendamente escurridizos

Las primeras y las últimas horas del día son las mejores para la fotografía en verano. En primer lugar, porque controlar la luz es mucho más fácil.

En segundo lugar, ¡porque evitarás aglomeraciones! Sobre todo si te encuentras en lugares muy concurridos. 

En verano deberás extremar la precaución respecto a la luz en fotografía. Por ejemplo, para evitar el contraluz, ponte siempre de espaldas al sol. Pero también puedes jugar con él.

Los contrastes en el cielo que ofrece el verano son únicos, así que esta estación es perfecta para practicar la fotografía a contraluz y jugar con la magia de la complicada iluminación veraniega.

¡Atrévete a experimentar!

Fotografía submarina

Si eres un profesional de la fotografía -o aspiras a ello-, la fotografía en verano te brinda una oportunidad única para practicar una disciplina fotográfica divertida a la vez que artística: la fotografía bajo el agua.

Con el equipo fotográfico adecuado, conseguirás tomar instantáneas muy curiosas y refrescantes. ¡Además de vivir una experiencia increíble!

La fotografía submarina es una de las más complicadas, pues debes dominar no solo esta disciplina, sino también el buceo y el manejo del equipo bajo el agua. Eso sí: el resultado merecerá la pena.

Si quieres experimentar con este tipo de fotografía, sin practicarla de manera profesional, en Emilio Simón te aconsejamos que lo hagas en masas de agua pequeñas y poco profundas, minimizando los riesgos. 

Extrema la precaución: cuida tu cámara

La fotografía en verano, ya sea a nivel de aficionado o a nivel profesional, es preciosa. No solo las instantáneas que se toman: también la experiencia de tomarlas.

Sin embargo, el verano y los escenarios típicos de esta estación están llenos de factores que pueden estropear tu cámara: arena, agua, sal, humedad…

Si no conservas tu cámara en perfecto estado no podrás disfrutar de la fotografía en verano, ¡así que considera este truco como el más importante que te vamos a dar en Emilio Simón!

Trata de mantener la cámara a la sombra siempre que sea posible, evitando que se sobrecaliente demasiado.

También será importante que cuentes con una bolsa estanca para guardarla y evitar que entre en contacto con la arena o el agua.

 

Y tú, ¿te atreverás con la fotografía en verano? Si prefieres dejarlo en manos de un profesional, ¡contacta con nosotros!

¿Eres un enamorado de los atardeceres? ¿De los que suele ir cámara en mano para fotografiar el momento perfecto de la caída del sol? Si te sientes identificado y encuentras dificultades a la hora de conseguir captar el atardecer perfecto, queremos ayudarte.

Para ello hemos recopilado en esta lista los tips fundamentales para conseguir captar el atardecer perfecto, ese que, tras fotografiarlo, querrás colgar en tu pared.

Tips para captar el atardecer perfecto

1. Necesitas planificación, no dejes nada al azar

Son contadas las ocasiones que el azar juega a tu favor en un atardecer, por lo que es primordial contar con una planificación perfectamente medida para conseguir captar el atardecer perfecto. El momento clave, ese en el que el sol está entrando por el horizonte dura apenas unos minutos, por lo que tienes que estar preparado para conseguir fotografiarlo sin dudar.

En este aspecto puede ser útil contar con aplicaciones como Photopills que, gracias a la realidad aumentada que utiliza, te hará ver con antelación la posición del sol, su trayectoria y la hora exacta en la que ocurrirá la caída total.

2. Usa trípode

Esto más que un tip, es una obligación. Se debe a que es más que probable que para captar el atardecer perfecto tengas que hacer uso de una larga exposición, por lo que la estabilidad que te va a proporcionar el trípode es más que necesaria. Si por casualidad no cuentas con un trípode profesional, busca una estructura lo suficientemente fuerte para soportar la cámara sin moverse: libros, cajas, piedras…

Quizás también pueda ser de utilidad usar un disparador automático con el que no tendrás que volver a tocar la cámara una vez situada, ganado así en estabilidad y eliminado las trepidaciones.

3. No encuadres a prisa y corriendo

Que las prisas no son buenas lo sabemos todos los fotógrafos, por lo que se recomienda visitar previamente el lugar desde el que se tomará la fotografía, analizar el terreno y el plano más conveniente, así como estudiar la previsión meteorológica, la hora a la que se suele producir el atardecer y la luz que hay en ese momento.

A la hora de componer un atardecer, da muy buenos resultados aplicar la regla de los tercios . Al estar encuadrada dentro del género de fotografía de paisajes, es casi una obligación recurrir a esta regla de composición. En este sentido ve un poco más allá de lo obvio, de la foto del atardecer sin nada más. Juega, enriquece tu foto, hazla única, busca elementos que le aporten un valor diferente.

4. Elige el objetivo adecuado

La diferencia principal que encontrarás entre elegir un objetivo u otro será el tamaño que tendrá el Sol en la fotografía. Si usas un objetivo angular abarcarás un escenario más amplio, lo que enriquecerá el entorno del atardecer pero te dará como resultado un Sol más alejado, más pequeño. Si por el contrario te decantas por un teleobjetivo, pasará lo opuesto a lo anteriormente descrito: escenario más pequeño, Sol de mayor tamaño.

En este aspecto se recomienda hacer pruebas con los diferentes objetivos, sólo así podrás conseguir captar el atardecer perfecto para ti.

5. Utiliza los parámetros clave

No se negocia la importancia del modo manual en estas circunstancias. Si estás empezando en fotografía, no le tengas miedo, es necesario para conseguir fotografías espectaculares.

Usa aperturas pequeñas, f/8, f/11 o f/16 para conseguir una profundidad de campo amplia y mayor nitidez. El ”problema” de usar aperturas pequeñas es que no entra mucha luz por el objetivo, por lo que tendremos que contrarrestarlos con un tiempo de exposición alto.  La velocidad de obturación debe ser lenta. Nos enfrentamos a una situación de luz diferente, no es completamente de día pero tampoco completamente de noche, por lo que se recomienda usar una velocidad de 1/10.

En cuanto al balance de blancos, en esta ocasión, si podemos usar el modo automático, pues cada atardecer es diferente, por lo que puedes usar los preajustes de soleado o nublado para controlar los colores desde el principio. Cabe mencionar que si realizas las fotografías en RAW, podrás corregir la temperatura de color sin ningún problema.

¡Ah, y olvídate del flash!

Siguiendo estos consejos, seguro que ya estás más que preparado para captar el atardecer perfecto. ¡Disfrútalo!

Una fotografía siempre debe saber comunicar de forma clara un mensaje, además de ser atractiva. Desde Emilio Simón consideramos que es necesario saber que es la composición fotográfica y conocer sus principales claves, ya que gracias a ella, es posible obtener fotografías profesionales. Una virtuosa composición es lo que puede transformar una imagen ordinaria en extraordinaria y quedar grabada en la mente de la persona que la ve.

Por ello, hemos creado este artículo en el cual te contamos todo lo que debes saber acerca de la composición fotográfica para que tus fotografías sean todo un éxito. ¡Comenzamos!

¿Qué es la composición fotográfica y cómo se utiliza?

La composición fotográfica se basa en saber identificar y colocar los elementos protagonistas en el encuadre de una imagen para hacer una foto ordenada y que tenga sentido. Mediante la composición buscamos originar una reacción o sentimiento en la persona que observa la fotografía posteriormente.

Por ello, la composición fotográfica es muy importante para un fotógrafo, ya que una buena composición puede marcar la diferencia entre una fotografía mediocre y una fotografía profesional.

Por lo que te recomendamos que si te estás iniciando en el mundo de la fotografía o llevas ya un tiempo haciéndolo, practiques la composición fotográfica si deseas unos resultados realmente increíbles.

No obstante, además de saber transmitir la emoción del momento en el cual estamos realizando la fotografía, para componer una imagen de forma correcta, una de las primeros pasos es conocer cuál es el centro de interés o el protagonista de nuestra foto. Una vez que lo tengamos claro, la composición se ocupa de colocarlo en el lugar adecuado para darle protagonismo que se merece. Por ello, es sumamente importante que para llevar a cabo este proceso, prestemos atención a las reglas de composición.

Reglas de composición en fotografía

Como bien hemos hablado en artículos de Emilio Simón, saber guiar la mirada del espectador de nuestra fotografía hacia el punto que queremos es fundamental. Las reglas de composición nos permiten esto y mucho más. Existen muchas, pero en este post te contaremos algunas de las más importantes.

Regla de los tercios en composición fotográfica

No tenemos ninguna duda que si te gusta la fotografía, has escuchado hablar de esta regla al menos una vez, ya que es muy famosa, pero sobre todo útil. La regla de los tercios se basa en situar el centro de interés en uno de los puntos fuertes de la imagen.  Para conseguir dichos puntos, debes dividir la fotografía en dos líneas horizontales y dos verticales.

Una vez que hagas esto, obtendrás cuatro puntos  los cuales te indicarán las zonas donde la mirada del espectador se dirige de manera inconsciente. Te aconsejamos que si aún no has leído nuestro post “¿Qué es la regla de los tercios?” , no pierdas la oportunidad de hacerlo, ya que en él te contamos todo lo que debes saber sobre ella.

Ley de la mirada en la composición fotográfica

Esta ley por regla general se aplica a la fotografía retrato. Dicha ley lo que indica es que debemos fijarnos en la mirada del protagonista de nuestra foto, ya que ha de tener siempre más espacio hacia la zona a la que dirige la mirada. De esta manera, conseguimos que nuestra imagen se vea limpia, ordenada y lo más importante, equilibrada.

Ley del horizonte en la composición fotográfica

Esta ley es muy conocida en el mundo de la fotografía. Se trata de dividir el encuadre de la foto de forma horizontal en tres partes de forma que cuando hagamos una fotografía y tengamos un elemento protagonista, este ocupe dos tercios de la imagen.

Por ejemplo, si deseas que los ojos del espectador que vea la imagen se centren en la parte inferior de esta, debes hacer que ocupe más espacio en la foto, por lo que te aconsejamos que coloques el cielo en la zona superior tan solo ocupando un tercio de la imagen.

En cambio, si deseas que el protagonista de tu imagen sea el cielo, las nubes o cualquier elemento que se pueda ver en el cielo, ya sea un fenómeno meteorológico o un objeto aéreo, debes colocar el horizonte en la zona inferior de la imagen ocupando solo un tercio de la misma, mientras que el cielo debe ocupar dos tercios. De esta manera conseguirás destacar la zona superior.

Como has podido ver, estas son solo algunas de las regla de la composición, pero a día de hoy, existen otras muchas que son muy interesantes de aplicar para conseguir unos resultados verdaderamente asombrosos.

En definitiva, es muy importante tener en cuenta la composición fotográfica si queremos que nuestras fotografías llamen la atención del espectador y sean todo un éxito.

Si deseas seguir aprendiendo más sobre este tema tan interesante, te recomendamos que permanezcas atento a nuestro blog, ya que iremos explicando poco a poco más aspectos interesantes sobre la composición fotográfica.

Cuéntanos en nuestro Facebook si este artículo sobre “Qué es la composición fotográfica” te ha resultado útil e interesante.

¡Nos vemos en el siguiente post!

Si todavía no conoces el modo Bulb en fotografía, no puedes perderte este nuevo post de Emilio Simón. Porque, como sabes, nos encanta darte consejos sobre esta increíble disciplina.

¡Y no solo eso! Siempre buscamos la manera de ayudarte a aprender cosas nuevas y a conseguir instantáneas increíbles. Conocer esta técnica te va a ayudar con todo ello. 

Tal vez nunca hayas oído hablar de este modo, o al menos no con este nombre. Pero, si sigues leyendo este post, descubrirás que es muy sencillo de manejar y que podrás hacer fotografías impresionantes si llegas a controlarlo.

¿Empezamos?

¿Qué es el modo Bulb?

El modo Bulb no es otra cosa que manejar la velocidad de obturación de la cámara de manera manual. Pero, para que nadie se pierda, mejor vamos por partes. 

Como sabes, la velocidad de obturación es la velocidad a la que se abre y se cierra el obturador de la cámara; esto es, el tiempo que el sensor está en contacto con la luz que atraviesa el objetivo.

Una velocidad de obturación lenta permite entrar más luz y viceversa. Cuando trabajamos a velocidades muy lentas, la cámara acaba presentándonos una letra B (cuando sobrepasamos los 30 segundos, normalmente).

Y ese es el modo Bulb: la cámara te dice que manejes tú mismo la velocidad de obturación. Este modo es una forma de controlar manualmente las velocidades lentas, y es más útil de lo que puede parecerte. 

¿Cómo usarlo? Fácil, aunque depende de la cámara. En unas, debes pulsar un botón para abrir y cerrar el obturador (clic-clic). En otras, debes dejar un botón presionado para mantener abierto el obturador.

¿Cuándo debo utilizar el modo Bulb?

Te habrás dado cuenta de que, tratándose de velocidades de exposición lenta, cuando usamos esta técnica lo hacemos para capturar instantáneas mucho más atractivas y espectaculares

Los efectos que se utilizan desde el modo Bulb son muy variados, pero todos suelen coincidir en algunas características: las escenas nocturnas con luz en movimiento son protagonistas.

Y, sin embargo, existen más posibilidades para aprovechar los tiempos de exposición más largos. 

Fotografía nocturna

La fotografía nocturna es la categoría principal en la que se utiliza el modo Bulb. Por ejemplo, las noches en las que hay fuegos artificiales o tormenta con rayos son perfectas para practicar con velocidades de obturación lentas.

Fotografía de paisaje

Sí: la fotografía de paisaje también nos ofrece increíbles oportunidades para sacarle provecho al modo Bulb. 

Las nubes, las estrellas, el agua, el viento… ¡o incluso la rotación terrestre! Son movimientos naturales, algunos de ellos lentos, que el modo Bulb te permitirá inmortalizar.

Lightpainting

¡No existiría el lightpainting sin el modo Bulb! Como sabes, el lightpainting (pintar con luz) es una tendencia fotográfica llena de posibilidades y resultados: todos ellos diferentes, sí, pero igualmente atractivos. 

Puedes captar movimientos aleatorios, dibujos complejos, infinidad de colores… ¡y todo gracias al modo Bulb!

¿Qué necesito para utilizar el modo Bulb?

Estrictamente hablando, para utilizar el modo Bulb solo necesitarás una cámara de fotos profesional. No obstante, existen accesorios que facilitarán tu trabajo en este modo.

Por ejemplo, un trípode. Gracias a él, mantendrás estable y fija la cámara durante el tiempo en que su obturador esté abierto a la luz, evitando movimientos no deseados. Para evitar aún más el movimiento, puedes añadir pesos y contrapesos.

En la misma línea, un disparador remoto te ayudará a mantener la velocidad de obturación deseada sin correr el riesgo de mover la cámara. 

Ten en cuenta, también, que el modo Bulb consume mucha batería. Por tanto, llevar varias fuentes de alimentación y/o baterías externas por si la batería de tu cámara fallara es una gran idea.

 

Y tú, ¿alguna vez has trabajado en modo Bulb? ¿Crees que necesitas un fotógrafo profesional? ¡Contacta con nosotros!

 

¿Quién no ha escuchado hablar alguna vez de la regla de los tercios? Sin duda es una de las leyes de composición más famosas en el mundo de la fotografía gracias a los increíbles resultados que se obtienen si la aplicas de forma correcta. Pero, ¿sabes realmente usar está técnica? ¿conoces su origen? La respuesta a estas y a otras preguntas las resolveremos a lo largo de este post que hemos preparado en Emilio Simón. Si te interesa la regla de los tercios, no te pierdas este artículo. ¡Comenzamos!

Origen sobre la regla de los tercios

El origen de esta famosa técnica de composición fue en la antigua Grecia, ya que los griegos se caracterizaron por la búsqueda del equilibrio y la perfección.

Se puede decir que la regla de los tercios es la simplificación de las proporciones de la proporción áurea. La proporción áurea se ha utilizado a lo largo de los siglos por diferentes culturas para construir monumentos, esculturas o pintar cuadros. De dicha proporción, nace el Partenón, icono de la perfección Griega. Seguidamente los antiguos romanos aplicaron la proporción áurea en sus construcciones. Más tarde, esta proporción también la utilizaron grandes pintores como por ejemplo, Leonardo Da Vinci.

En conclusión, se puede decir que la conocida regla de los tercios se inspira en la proporción áurea y es una de las reglas de composición más utilizadas en fotografía. Gracias a esta técnica, es posible ordenar los objetos dentro del encuadre.

¿Para qué se utiliza la regla de los tercios?

Cuando vemos una imagen, tendemos a dirigir la mirada de forma natural a ciertas zonas. Dichas zonas reciben el nombre de puntos fuertes. ¿Cómo obtenemos los puntos fuertes de una fotografía? Imagina una imágen y divide esta en dos líneas horizontales y dos verticales. Al realizar este paso, obtenemos cuatro puntos donde se cruzan las líneas verticales y horizontales. Dichos puntos son los puntos fuertes y son aquellas zonas donde nuestra mirada se dirige de manera inconsciente.

Pues bien, al igual que nos hemos imaginado una imagen y hemos hecho este pequeño ejercicio, ahora es el momento de llevarlo a la práctica y aplicarlo en nuestras fotografías. Para ello, te aconsejamos que busques los puntos fuertes del escenario de tu fotografía,  ya que es donde debes colocar al sujeto de tu foto. Si aplicas esta técnica de composición, obtendrás dos cosas: la imagen cobrará interés y orientarás la mirada de la persona que visualice tu fotografía hacia aquellos puntos fuertes que deseas.

Cómo usar la regla de los tercios

Aplicar la regla de los tercios es sumamente fácil, ya que la mayoría de las cámaras te permiten ver tu imagen a través de una cuadrícula si así lo deseas y los programas de edición de fotos disponen también de una cuadrícula. Dichas cuadrículas pueden guiarte si quieres aplicar la regla de los tercios cuando hagas fotos o a la hora de retocarlas.

Aunque dicha regla no excluye a ningún tipo de fotografía, lo cierto es que suele darse más en dos tipos de fotografías: fotografía retrato y fotografía de paisaje. A continuación te explicamos cómo usar la regla de los tercios con dichos tipos de fotografía.

Por un lado, si trabajas con un primer plano en la fotografía de retrato, te aconsejamos que sitúes el punto fuerte en la mirada, ya que como bien hemos explicado en otros post, uno de los elementos más importantes en este tipo de fotografía son los ojos. En cambio, si decides trabajar con un plano más amplio, te sugerimos que coloques al sujeto en uno de los puntos fuertes.

Por otro lado, en la fotografía de paisaje debes determinar cual deseas que sea esa zona a la que el sujeto dirija su mirada cuando vea la imagen. Además, gracias a la regla de los tercios, puedes dotar a tu imagen de tridimensionalidad si colocas el punto de mayor interés en una zona más cercana al objetivo de tu cámara.

En definitiva, la regla de los tercios puede lograr grandes resultados en nuestras fotografías por lo que te animamos a que la apliques en tus fotos y nos cuentes en redes sociales el resultado.

¡Nos vemos en el próximo post!

Seguro que alguna vez has oído hablar de la fotografía de bodegón, pero ¿sabes realmente de qué se trata? En este post de Emilio Simón te contamos todo lo que debes saber sobre este tipo de fotografía así como algunos consejos para que lleves a cabo la fotografía de bodegón perfecta.

¿Qué es la fotografía de bodegón?

Normalmente este tipo de fotografía se ha llevado a cabo con objetos orgánicos como fruta, verdura y flores. Aún así, un bodegón puede ser más creativo si cabe y representar otros objetos como por ejemplo, piedras, arena u objetos caseros como utensilios de cocina, libros entre otros.

Consejos para la fotografía de bodegón

Para llevar a cabo la fotografía de bodegón es importante seguir una serie de pasos para que no dejes ni un cabo suelto. No obstante, nos parece fundamental que antes de aplicar alguno de los consejos que vamos a darte a continuación, pienses una idea de lo que deseas plasmar en la fotografía de bodegón.

Si nos permites un consejo, te sugerimos que te inspires en la pintura, ya que fue en dicho arte donde se originó este tipo de fotografía. Te dejamos algunos de los creadores de bodegón más famosos por si deseas inspirarte en sus composiciones: Van Gogh, Manet, Zurbarán entre otros.

¡Ahora sí que comenzamos con los consejos para la fotografía de bodegón, coge nota!

Escoge el objeto que deseas fotografiar

Es muy importante escoger bien los elementos protagonistas de tu fotografía de bodegón. Trata de escoger objetos interesantes y en el caso de que hagas una fotografía de un conjunto de objetos, recuerda que todos deben guardar un sentido entre sí. Desde Emilio Simón te damos algunas ideas: flores, libros, platos, objetos antiguos…¡lo que más se ajuste a tu idea y a la historia que desees contar!

Busca un fondo para tu fotografía de bodegón

Una vez que tengas la idea y el objeto, debes ir al siguiente paso, el fondo. Si trabajas en casa o en un estudio, es probable que no te resulte complejo encontrar un fondo que se ajuste al bodegón que deseas llevar a cabo. Por ejemplo, puede ser una pared blanca, cartulina o tela que haga resaltar el objeto o el conjunto de objetos que quieras fotografiar.

La iluminación es fundamental

La iluminación es uno de los elementos claves de la fotografía de bodegón.

Te aconsejamos que si deseas llevar a cabo este tipo de fotografía, utilices luz artificial, ya que de esta manera puedes ejercer un mayor control sobre ella.

Además, no es una luz que cambie como por ejemplo, la luz natural, lo cual te brindará todo el tiempo que necesites y no tendrás que hacer las fotografías con prisa por culpa de los cambios de tonalidades de la luz natural. Si deseas experimentar, te recomendamos que pruebes tu flash externo en modo manual ¡estamos seguros que te encantará el resultado!

Materiales y accesorios necesarios para fotografía de bodegón

Para perfeccionar tu fotografía de bodegón, te recomendamos que utilices algunos materiales y accesorios fotográficos para conseguir la foto ideal.

Por un lado, a lo que materiales se refiere, te aconsejamos que en primer lugar, busques una mesa o un espacio adecuado de trabajo para llevar a cabo la fotografía de bodegón de una forma cómoda. También te recomendamos que utilices objetos que te ayuden a representar esa idea que deseas plasmar en el bodegón, como por ejemplo, telas, cubertería, maderas o cualquier otro material que consideres que puede influir positivamente en tu sesión de fotos.

fotografía de bodegón

Por otro lado, en cuanto a accesorios fotográficos, queremos hacerte algunas recomendaciones. Primero, utiliza un objetivo de focal media para tus fotografías de bodegón, seguro que te quedan unas fotazas gracias a él. En cuanto al flash, como bien te hemos comentado antes, te sugerimos que experimentes con el flash externo, por lo que no puede faltar en tu sesión de fotos si deseas ser un poco más creativo en este tipo de fotografía. También te recomendamos que utilices un trípode o monopie para que tus fotografías salgan perfectas.

 

Estos son algunos de los consejos que consideramos más importantes a la hora de realizar este tipo de fotografía. Esperamos que los puedas poner en práctica y que hagas unas fotos increíbles. ¡Comparte este post si te ha gustado en tus redes sociales para que llegue a más personas!

Nos vemos en el próximo post.

Los drones para fotografía y vídeo han llegado para quedarse. Los profesionales del audiovisual saben que los resultados con ayuda de estos aparatos son increíbles. ¡Y no dudan en usarlos!

En un mundo en el que predomina la imagen, los drones para fotografía se han convertido en una herramienta no ya útil, sino imprescindible para conseguir imágenes impactantes y diferentes.

Ya seas fotógrafo artístico o trabajes en marketing/comunicación, los drones para fotografía harán, desde luego, tu trabajo más fácil. En ambos mundos, aunque no de igual manera, el fotógrafo busca llamar la atención, fijar su trabajo en el recuerdo del público.

Y un dron puede ayudarte a ello, pues te permite alcanzar todos los planos, matices y perspectivas de casi cualquier cosa. Lo difícil será encontrar la imagen perfecta: ¡y ese es el trabajo del fotógrafo!

Por esta creciente importancia de los drones en Emilio Simón hemos decidido traeros en este post una nueva lista: esta vez, la de los mejores drones para fotografía del mercado. 

Recuerda que, para utilizar un dron, deberás no solo comprarlo, sino sacarte una licencia oficial que te permita manejarlo. Tienes toda la información aquí. Pero, yendo por partes, ¿cuáles son los mejores drones para fotografía actualmente?

DJI Mavic Pro

Parece haber consenso en el mundo de los drones para fotografía: el modelo DJI Mavic Pro es el gran favorito de los expertos. Es fácil de volar, tiene buena batería y gran calidad de imagen y estabilización de tres ejes.

Además, su portabilidad es muy cómoda y cuenta con determinadas características de seguridad contra fallos del sistema sin parangón en el mercado. 

Su tiempo de vuelo es de unos 20 minutos y puede subir hasta 6 kilómetros: ¡más allá de lo que te alcanza la vista! Pero no te preocupes: a través de tu smartphone podrás tener una vista previa de la cámara del dron.

DJI Phantom 4 Pro

El modelo DJI Mavic Pro es el más completo, y el que mejor calidad y facilidad te ofrece por el mejor precio. Pero, si el dinero no es un problema, el modelo DJI Phantom 4 Pro es el rey de los drones para fotografía.

Este modelo añade cinco direcciones para evitar obstáculos en el vuelo, además de incluir una cámara 4K de nada menos que 20 megapíxeles, con un sensor más grande y diferentes modos de vuelo inteligentes.

Además, la duración de la batería es mayor que la de la batería del DJI Mavic Pro, y podrás disfrutar de sus controles de vuelo manuales si eres un tirador avanzado.

El modelo DJI Phantom 4 cuenta con un sensor de 2,5 centímetros que te permite capturar imágenes fijas de 20 megapíxeles, además de vídeos en 4K con hasta 60 cuadros por segundo. 

¿Lo que más nos gusta de este dron? Que cuenta con un obturador mecánico y está plagado de controles manuales. Así que, si ya eres un fotógrafo experimentado en drones, ¡esta opción te va a encantar!

Yuneec Typhoon H

¡Nuestro hexacóptero preferido! Este modelo no depende de un smartphone, pues incorpora una pantalla táctil en su control remoto. Eso sí: su cámara no es extraíble.

Como el modelo anterior, la calidad de la cámara es 4K y puede hacer giros de 360º completos, además de evitar un impacto hacia delante.

Además, al contar con 6 rotores, es uno de los drones más seguros: si un rotor falla, el dron seguirá volando. 

De todos los drones para fotografía que hemos investigado, el Typhoon H es uno de los más rápidos y ágiles, aunque cuenta con un alcance de vuelo algo limitado -sobre todo en comparación con los otros dos modelos mencionados-.

Es cierto que con la entrada al mercado de otros modelos como los de DJI y GoPro el modelo Typhoon H quedó desplazado. Pero, si estás empezando y tu presupuesto es ajustado, ¡puede ser tu mejor opción!

 

Y tú, ¿te atreves con los drones para fotografía? ¡Porque en Emilio Simón sí nos atrevemos! Ponte en contacto con nosotros si deseas realizar algún proyecto que incluya fotografía aérea. ¡Te va a encantar!