Ya no hay posados que valgan, la tendencia de moda para hacerse fotografías son los selfies. Estira el brazo, apunta, sonríe y dispara. Las redes sociales se han llenado de selfies y hay para todos los gustos: Individual, en parejas, en grupos, con tu mascota, con fondos encantadores…

Si eres de los que están todo el día haciéndose selfies, estos consejos te encantarán. Si eres de los que cree que nunca sale bien, esta es la guía definitiva en la que te contamos todos los trucos para que llenes tus perfiles en redes sociales de selfies espectaculares.

Toma nota de estos 10 consejos para salir bien en los selfies.

Utiliza la cámara trasera

Por norma general solemos utilizar la cámara delantera de nuestro smartphone para hacernos los selfies mientras nos vemos en la pantalla. Pero normalmente, la cámara trasera tiene más calidad que la delantera. Ponte a practicar y dominarás el encuadre de los selfies con la cámara principal del móvil.

Saca tu mejor lado

Prueba diferentes poses hasta que encuentres la que más te guste. Esto no quiere decir que tengas que salir en todas las fotos con la misma cara, pero a medida que te vayas acostumbrando a verte en varias fotos, te gustarás más.

Mira hacia abajo

Si cuando te haces un selfie sales con cara de susto es porque la cámara te intimida, algo que le pasa a la mayoría de los mortales. Una solución puede ser mirar hacia abajo o hacia un lado. Esto ayudará a relajar los músculos de la cara y salir más natural.

El truco es estar lo más relajado posible. Un truco es mirar hacia abajo o hacia un lado y volver a mirar a cámara.

No mires directamente al objetivo

Intenta fijar la vista en una de las esquinas de la cámara para parecer más natural y que los ojos no te jueguen una mala pasada.

Busca una luz que te favorezca

Todas las caras no son iguales y no todas las luces sirven para todas. Pero una cosa hay en común: la luz natural es la más favorecedora.

Escoge el mejor ángulo

Normalmente, los selfies los hacemos elevando el móvil unos 45 grados por encima de los ojos, sube la barbilla y evita sombras y brillos.

Si te haces la foto por debajo de tu cara, esta parecerá más redonda e incluso puede aparecer la temida papada (incluso si no la tienes). Además, puedes girar un poco la cara hacia el lado para disimular cualquier asimetría.

Nada de morritos

Hace unos años (todos los recordaréis) se puso de moda sacar morritos para hacerse una fotografía (alguno incluso lo siguen haciendo). Olvídate de esto. Se original y haz algo diferente. Y si no se te ocurre nada, no olvides que no hay nada más favorecer que la naturalidad.

Pon la lengua en el paladar

Este es el truco de las celebritis y las instagramers de moda. Consiste en poner la lengua en el paladar para estirar la mandíbula.

Busca un fondo bonito

Por muy bonito que sea tu cuarto de baño, la época de estas fotografías ya pasó (meno mal). Mira a tu alrededor con un poco de atención y seguro que encontrarás cientos de rincones maravillosos en los que tus selfies quedarán muy bien. La naturaleza siempre es un buen aliado con muchos recursos.

Si te apetece reir, ríe.

No tienes por qué salir serio/a en todas las fotografías para salir bien. Ríe, no hay nada más bonito que la felicidad.