fotografia gastronomica

La fotografía gastronómica es indispensable si cuentas con un restaurante, bar o cualquier tipo de negocio del sector alimentación.

El principal fin de la fotografía gastronómica es que cuando un usuario vea la foto de nuestros platos, se le haga la boca agua y le apetezca probarlo. Es lograr que, a través de la vista; el olfato y el gusto se activen.

Características de una buena fotografía gastronómica

Hacer una buena fotografía gastronómica no es tan fácil como puede parecer; sino que hay que conseguir el objetivo que buscamos: Que el usuario desee probar tu plato, que el usuario pruebe tu receta…

Para conseguirlo, debemos tener en cuenta algunas características como:

Objetivo de la fotografía

Debemos tener en cuenta para qué vamos a usar esa fotografía ¿Para una carta? ¿Para un post de cocina? ¿Para un anuncio publicitario?  Tener claro el objetivo de la fotografía es fundamental para contar y plasmar lo que queremos conseguir.

Tener claro quién es el protagonista

Hay fotografías gastronómicas que pueden desviar nuestra atención por el color del plato u otros detalles que impidan fijarnos en la comida. Es fundamental centrarnos en el protagonista principal, que en este caso es la comida, y evitar distracciones.

Los colores

Resaltar los colores de la comida que estamos fotografiando, nos ayudará a hacerla más apetecible; ya sabes que, si no nos entra por los ojos, va a ser difícil impactar a los usuarios.

Para conseguirlo, debemos dar importancia a la luz empleada que refleja el plato.

Fotografía gastronómica en Sevilla

Un buen plato no sólo debe ser exquisito sino también estar bien presentado. Por eso, hacemos fotografías que harán más apetecibles tus alimentos, platos, cartas de restaurante, etc. Nuestros años de experiencia y amplia cartera de clientes nos avalan.

Si necesitas un sesión de fotografía gastronómica, echa un vistazo a nuestro portfolio y contacta con nosotros sin compromiso ¡Atrévete a impactar a tus clientes!