108_megapixeles

Ahora parece muy lejano aquel tiempo en que las cámaras de 12 megapíxeles marcaban el paso a seguir, tanto en cantidad como en calidad. Hoy ya tenemos la posibilidad de llegar a 108 megapíxeles y el Xaomi Mi Note 10 ha sido el primero en ponerlos en circulación. Emilio Simón te cuenta todas las novedades, ventajas y desventajas. Y es que aunque ya sabes que siempre vamos a preferir una Cámara Reflex a un Smartphone, tenemos que admitir que se trata de una ventaja muy interesante.

¡Sigue leyendo porque te interesa!

Qué hacer con 108 megapíxeles

El problema es el espacio interno de los teléfonos móviles y los sensores de sus cámaras no crecen con el tiempo. Aumenta el número de megapíxeles con el paso de las generaciones, pero el sensor sigue siendo más o menos del mismo tamaño, por lo que los megapíxeles tienden a ser más pequeños.

Para algún despistado de la sala, los píxeles son la unidad mínima de captura en fotografía y de su tamaño depende cuanta información es capaz de capturar. Así que podemos tomar fotografías de 108 megapíxeles a costa de sacrificar la capacidad de captación de luz por el camino en un Smartphone. Esto generará buenas fotos cuando haya buena luz, pero el sensor sufrirá cuando esta disminuya.

A efectos prácticos, tener un sensor de 108 megapíxeles nos sirve, en realidad, para tomar fotografías muy grandes cuando hay buena luz. Si es el caso o incluso la luz no es demasiado buena, podemos fusionar los píxeles.

A la hora de la verdad, cuantos más píxeles tengamos mejor porque nos ofrece una mayor versatilidad, pero sabiendo qué podemos hacer con ellos. Lo ideal sería contar con sensores mayores y píxeles aún mayores, pero no podemos olvidar que estamos hablando sobre Smatphone, no cámaras para fotografía profesional.

No hay que olvidar que un equipo fotográfico profesional nos permite trabajar con un mayor rango dinámico (HDR), que sin embargo los smartphone de tantos megapixeles generar archivos muy grandes pero con un rango dinámico de poca variación.

Y el motivo no es otro que estos permiten un espacio concreto: no hay más. Pero mientras podamos fusionar los píxeles, todo irá bien porque tendremos más opciones.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que tanto las lentes como el procesado de las fotografías influyen y mucho en su calidad y que los sensores solo capturan la fotografía.

Al fin y al cabo se trata de una cámara. Integrada dentro de un teléfono, sí, pero con algunos de los mismos problemas que una cámara fotográfica normal.