Entradas

La fotografía es una disciplina que como cualquier otra es importante ensayar, ya que se cometen una multitud de errores fotográficos.  No obstante, muchas veces cometemos errores y no nos damos cuenta que lo que estamos haciendo no es lo correcto y los repetimos de forma periódica. Aún así, no es malo cometer errores, de hecho es una de las maneras más efectivas para aprender, cometiendo <<ensayo y error>>, pero si es sumamente importante saber identificar de forma clara y concisa nuestros errores para aprender de ellos y evitarlos.

Desde Emilio Simón queremos ayudarte a mejorar tus resultados fotográficos, por ello en este post queremos hablarte de 5 errores fotográficos muy comunes en la fotografía para que cojas nota y no vuelvas a cometerlos.

No todo es el centro de la imagen

En la cabeza de la lista de los errores fotográficos más comunes se encuentra la tendencia de ubicar al protagonista de la imagen en el centro de la misma. Esto salvo en composiciones simétricas, no siempre tiene que ser de esta manera.

Si quieres un consejo para que tus imágenes queden perfectas, utiliza la regla de los tercios.  Dicha regla es una de las reglas de composición más utilizadas en fotografía. Gracias a esta técnica, es posible ordenar los objetos dentro del encuadre. En nuestro blog tenemos un post entero dedicado a esta famosa técnica, puedes verlo aquí.

El fondo es importante

Otro error muy común en la fotografía es centrarnos solo en el protagonista de la imagen y no darle la importancia que se merece al fondo de la misma. El fondo de la composición es fundamental, ya que éste puede arruinar el plano si no está bien definido. Por ello, es importante que el fondo esté bien definido.

Cuida el balance de los blancos

Otro de los errores fotográficos más habituales en la fotografía, es el balance de los blancos en una foto. La cámara no capta igual que nosotros el blanco de una escena, por ello es sumamente importante ofrecerle información sobre el tipo de iluminación que esta presente en la imagen. A partir de ahí, la cámara interpretará perfectamente el color blanco y nos devolverá fotos increíbles.

No descuides la luz de la imagen

Muchas veces tenemos tanta ansia por fotografiar algo que nos olvidamos de la luz de la escena. Este es uno de los errores fotográficos más graves que existen. La luz influye directamente en el resultado final de nuestra fotografía, por ello es primordial tener en cuenta este aspecto antes de disparar con nuestra cámara.

Si no cuidamos la iluminación, es posible que no tengamos una exposición homogénea, o que el protagonista de nuestra imagen esté iluminado de forma anómala.

Si deseas evitar que esto ocurra, te sugerimos que analices la luz que hay en la escena antes de hacer una foto. También puedes modificar la luz con difusores o complementar la foto con flash.

La composición de la imagen es fundamental

El último de los errores fotográficos del cual te queremos hablar, es la composición.

No es necesario centrar al milímetro nuestro encuadre en el sujeto a fotografiar, ya que esto puede ahogar la imagen y que el resultado no sea el esperado. Esto no quiere decir que todas las fotos deben ser de esta manera, ya que hay tipos de fotografía como por ejemplo, la fotografía retrato, que si es necesario que rellenemos el encuadre.

 

¿Qué te han parecido estos cinco errores fotográficos? ¡Ahora es el momento de identificarlos en tu práctica, no volver a cometerlos y ponerles solución!

Si tienes alguna duda o deseas aportar algún error más que consideres que debemos evitar en la fotografía, escríbelo en los comentarios.

¡No olvides seguirnos en nuestras redes sociales!

Una fotografía siempre debe saber comunicar de forma clara un mensaje, además de ser atractiva. Desde Emilio Simón consideramos que es necesario saber que es la composición fotográfica y conocer sus principales claves, ya que gracias a ella, es posible obtener fotografías profesionales. Una virtuosa composición es lo que puede transformar una imagen ordinaria en extraordinaria y quedar grabada en la mente de la persona que la ve.

Por ello, hemos creado este artículo en el cual te contamos todo lo que debes saber acerca de la composición fotográfica para que tus fotografías sean todo un éxito. ¡Comenzamos!

¿Qué es la composición fotográfica y cómo se utiliza?

La composición fotográfica se basa en saber identificar y colocar los elementos protagonistas en el encuadre de una imagen para hacer una foto ordenada y que tenga sentido. Mediante la composición buscamos originar una reacción o sentimiento en la persona que observa la fotografía posteriormente.

Por ello, la composición fotográfica es muy importante para un fotógrafo, ya que una buena composición puede marcar la diferencia entre una fotografía mediocre y una fotografía profesional.

Por lo que te recomendamos que si te estás iniciando en el mundo de la fotografía o llevas ya un tiempo haciéndolo, practiques la composición fotográfica si deseas unos resultados realmente increíbles.

No obstante, además de saber transmitir la emoción del momento en el cual estamos realizando la fotografía, para componer una imagen de forma correcta, una de las primeros pasos es conocer cuál es el centro de interés o el protagonista de nuestra foto. Una vez que lo tengamos claro, la composición se ocupa de colocarlo en el lugar adecuado para darle protagonismo que se merece. Por ello, es sumamente importante que para llevar a cabo este proceso, prestemos atención a las reglas de composición.

Reglas de composición en fotografía

Como bien hemos hablado en artículos de Emilio Simón, saber guiar la mirada del espectador de nuestra fotografía hacia el punto que queremos es fundamental. Las reglas de composición nos permiten esto y mucho más. Existen muchas, pero en este post te contaremos algunas de las más importantes.

Regla de los tercios en composición fotográfica

No tenemos ninguna duda que si te gusta la fotografía, has escuchado hablar de esta regla al menos una vez, ya que es muy famosa, pero sobre todo útil. La regla de los tercios se basa en situar el centro de interés en uno de los puntos fuertes de la imagen.  Para conseguir dichos puntos, debes dividir la fotografía en dos líneas horizontales y dos verticales.

Una vez que hagas esto, obtendrás cuatro puntos  los cuales te indicarán las zonas donde la mirada del espectador se dirige de manera inconsciente. Te aconsejamos que si aún no has leído nuestro post “¿Qué es la regla de los tercios?” , no pierdas la oportunidad de hacerlo, ya que en él te contamos todo lo que debes saber sobre ella.

Ley de la mirada en la composición fotográfica

Esta ley por regla general se aplica a la fotografía retrato. Dicha ley lo que indica es que debemos fijarnos en la mirada del protagonista de nuestra foto, ya que ha de tener siempre más espacio hacia la zona a la que dirige la mirada. De esta manera, conseguimos que nuestra imagen se vea limpia, ordenada y lo más importante, equilibrada.

Ley del horizonte en la composición fotográfica

Esta ley es muy conocida en el mundo de la fotografía. Se trata de dividir el encuadre de la foto de forma horizontal en tres partes de forma que cuando hagamos una fotografía y tengamos un elemento protagonista, este ocupe dos tercios de la imagen.

Por ejemplo, si deseas que los ojos del espectador que vea la imagen se centren en la parte inferior de esta, debes hacer que ocupe más espacio en la foto, por lo que te aconsejamos que coloques el cielo en la zona superior tan solo ocupando un tercio de la imagen.

En cambio, si deseas que el protagonista de tu imagen sea el cielo, las nubes o cualquier elemento que se pueda ver en el cielo, ya sea un fenómeno meteorológico o un objeto aéreo, debes colocar el horizonte en la zona inferior de la imagen ocupando solo un tercio de la misma, mientras que el cielo debe ocupar dos tercios. De esta manera conseguirás destacar la zona superior.

Como has podido ver, estas son solo algunas de las regla de la composición, pero a día de hoy, existen otras muchas que son muy interesantes de aplicar para conseguir unos resultados verdaderamente asombrosos.

En definitiva, es muy importante tener en cuenta la composición fotográfica si queremos que nuestras fotografías llamen la atención del espectador y sean todo un éxito.

Si deseas seguir aprendiendo más sobre este tema tan interesante, te recomendamos que permanezcas atento a nuestro blog, ya que iremos explicando poco a poco más aspectos interesantes sobre la composición fotográfica.

Cuéntanos en nuestro Facebook si este artículo sobre “Qué es la composición fotográfica” te ha resultado útil e interesante.

¡Nos vemos en el siguiente post!

¿Quién no ha escuchado hablar alguna vez de la regla de los tercios? Sin duda es una de las leyes de composición más famosas en el mundo de la fotografía gracias a los increíbles resultados que se obtienen si la aplicas de forma correcta. Pero, ¿sabes realmente usar está técnica? ¿conoces su origen? La respuesta a estas y a otras preguntas las resolveremos a lo largo de este post que hemos preparado en Emilio Simón. Si te interesa la regla de los tercios, no te pierdas este artículo. ¡Comenzamos!

Origen sobre la regla de los tercios

El origen de esta famosa técnica de composición fue en la antigua Grecia, ya que los griegos se caracterizaron por la búsqueda del equilibrio y la perfección.

Se puede decir que la regla de los tercios es la simplificación de las proporciones de la proporción áurea. La proporción áurea se ha utilizado a lo largo de los siglos por diferentes culturas para construir monumentos, esculturas o pintar cuadros. De dicha proporción, nace el Partenón, icono de la perfección Griega. Seguidamente los antiguos romanos aplicaron la proporción áurea en sus construcciones. Más tarde, esta proporción también la utilizaron grandes pintores como por ejemplo, Leonardo Da Vinci.

En conclusión, se puede decir que la conocida regla de los tercios se inspira en la proporción áurea y es una de las reglas de composición más utilizadas en fotografía. Gracias a esta técnica, es posible ordenar los objetos dentro del encuadre.

¿Para qué se utiliza la regla de los tercios?

Cuando vemos una imagen, tendemos a dirigir la mirada de forma natural a ciertas zonas. Dichas zonas reciben el nombre de puntos fuertes. ¿Cómo obtenemos los puntos fuertes de una fotografía? Imagina una imágen y divide esta en dos líneas horizontales y dos verticales. Al realizar este paso, obtenemos cuatro puntos donde se cruzan las líneas verticales y horizontales. Dichos puntos son los puntos fuertes y son aquellas zonas donde nuestra mirada se dirige de manera inconsciente.

Pues bien, al igual que nos hemos imaginado una imagen y hemos hecho este pequeño ejercicio, ahora es el momento de llevarlo a la práctica y aplicarlo en nuestras fotografías. Para ello, te aconsejamos que busques los puntos fuertes del escenario de tu fotografía,  ya que es donde debes colocar al sujeto de tu foto. Si aplicas esta técnica de composición, obtendrás dos cosas: la imagen cobrará interés y orientarás la mirada de la persona que visualice tu fotografía hacia aquellos puntos fuertes que deseas.

Cómo usar la regla de los tercios

Aplicar la regla de los tercios es sumamente fácil, ya que la mayoría de las cámaras te permiten ver tu imagen a través de una cuadrícula si así lo deseas y los programas de edición de fotos disponen también de una cuadrícula. Dichas cuadrículas pueden guiarte si quieres aplicar la regla de los tercios cuando hagas fotos o a la hora de retocarlas.

Aunque dicha regla no excluye a ningún tipo de fotografía, lo cierto es que suele darse más en dos tipos de fotografías: fotografía retrato y fotografía de paisaje. A continuación te explicamos cómo usar la regla de los tercios con dichos tipos de fotografía.

Por un lado, si trabajas con un primer plano en la fotografía de retrato, te aconsejamos que sitúes el punto fuerte en la mirada, ya que como bien hemos explicado en otros post, uno de los elementos más importantes en este tipo de fotografía son los ojos. En cambio, si decides trabajar con un plano más amplio, te sugerimos que coloques al sujeto en uno de los puntos fuertes.

Por otro lado, en la fotografía de paisaje debes determinar cual deseas que sea esa zona a la que el sujeto dirija su mirada cuando vea la imagen. Además, gracias a la regla de los tercios, puedes dotar a tu imagen de tridimensionalidad si colocas el punto de mayor interés en una zona más cercana al objetivo de tu cámara.

En definitiva, la regla de los tercios puede lograr grandes resultados en nuestras fotografías por lo que te animamos a que la apliques en tus fotos y nos cuentes en redes sociales el resultado.

¡Nos vemos en el próximo post!

La fotografía de animales es una disciplina muy bonita que enamora a muchos fotógrafos. Si bien es cierto que, es una disciplina muy amplia, ya que podemos encontrar desde un pequeño gatito a un tigre salvaje. Por lo que es importante saber que debemos utilizar cada vez que tenemos delante de nosotros según que tipo de animales. 

Por ello, en el post de hoy queremos daros algunas ideas y consejos para que la próxima ocasión en la que desees hacer fotografías de animales, estas te salgan perfectas.

¡Dinos qué animal quieres fotografiar y te diremos qué objetivo necesitas!

La fotografía de animales más común es la de mascotas. Para hacer fotos profesionales a tu mascota te aconsejamos que utilices un objetivo de 50mm, ya que se trata de un objetivo muy versátil que te permitirá imágenes impresionantes. Si todavía no has leído nuestro post sobre 5 razones para usar un objetivo de 50mm, te aconsejamos que lo hagas para sacarle las mejores instantáneas a tu fiel compañero de cuatro patas y tener un recuerdo de por vida.

Si tienes pensado hacer un viaje a un lugar en el que puedes ver especies de animales poco comunes en el día a día, es decir, más salvajes, te aconsejamos que utilices un teleobjetivo o un buen zoom, ya que no debes acercarte mucho a este tipo de animales. También te recomendamos que en tu maleta no falte un trípode o un monopie, ya que son muy útiles para hacer fotografías de viaje.

Si nos permites otro consejo, te sugerimos que tampoco falte en tu maleta una tarjeta de memoria, ya que en este tipo de aventuras siempre se realizan un gran número de fotos y no queremos que te quedes sin espacio para todas las fotografías que deseas realizar. 

Aunque otra idea muy buena para hacer fotografía de animales salvajes sin tener que hacer un viaje exótico, es hacer fotos en un zoo. Para este tipo de actividad te recomendamos que también utilices un teleobjetivo, ya que es el que mejor se ajusta a este tipo de fotografías. 

Hemos hablado de animales salvajes y de las mascotas, pero ¿no crees que falta algo? ¡los insectos! 

Es bien cierto que los insectos no son animales, pero vemos muy interesante hablar de ellos en este post.

Fotografiar insectos es sumamente apasionante. Para ello, te sugerimos que utilices un objetivo macro para que puedas enfocar perfectamente al sujeto. De esta forma llegarás a obtener imágenes de insectos que parecen tamaño real.

Consejos para la fotografía de animales

Fotografiar animales no es tarea fácil por lo que a continuación queremos darte algunos consejos para que tus fotos sean todo un éxito. 

El primer consejo que queremos darte es que tengas mucha paciencia cuando hagas este tipo de fotografía. Hay que saber armarse de mansedumbre y perseverancia para saber en qué momento disparar con nuestra cámara y conseguir el resultado que deseamos. La paciencia acaba dando sus frutos por lo que te recomendamos que no te desesperes si ves que el animal no colabora o no consigues lo que quieres de él, todo llega. 

El segundo consejo que queremos darte es sobre el enfoque. Por un lado, trata siempre de enfocar a los ojos del animal si este es tranquilo, puesto que si es importante en la fotografía en general, mucho más lo es a la hora de fotografiar animales. Por otro lado, te recomendamos que si el animal es inquieto, utilices el modo de autoenfoque continuo.

Como tercer consejo, te sugerimos que el fondo de la imagen sea acertado, es decir, que no sea un fondo que puede llegar a estropear la imagen. Por ejemplo, si la imagen la realizamos en un zoo trataremos de buscar puntos en los que no aparezca un elemento del establecimiento o personas que estén visitando el zoológico. 

Por último y no por ello menos importante, el cuarto consejo que queremos darte es sobre la exposición de la imagen. Trata de ajustar todo lo posible las configuraciones de tu cámara como por ejemplo el ISO a las condiciones lumínicas del momento en el que te encuentres haciendo dichas fotos. Trata de usar siempre aperturas amplias para captar toda la luz posible.

Estos son algunos consejos básicos, pero muy importantes a la hora de fotografiar animales. ¡Cuéntanos en los comentarios que te han parecido y si los vas a poner en práctica!

Fotógrafo en Sevilla

¿Estás buscando un fotógrafo en Sevilla? En Emilio Simón contamos con un equipo de profesionales capaz de captar toda la esencia de aquello que desees fotografiar.

Contacta con nosotros a través del apartado “contacto” de nuestra web, enviándonos un correo a la siguiente dirección info@emiliosimon.com o bien, si deseas una forma de contactar más rápida, puedes llamarnos por teléfono al siguiente número: 654 544 502.

¡Cuéntanos lo que buscas, nosotros lo hacemos posible!

¿Sabes cuál es la fotografía más antigua del mundo?

Hablar hoy en día de fotografías e instantáneas no nos resulta para nada novedoso. Pero como es obvio, hubo una época en la que la captura de un momento preciso, podría resultar todo un desvarío.

Aplicaciones como Instagram o Pinterest nos hacen estar al día sobre fotografía y que, además, hacen que nos resulte totalmente cotidiano ver o capturar momentos.

Aunque no conozcamos el arte de la fotografía a la perfección, todos podemos sentirnos un poco profesionales del retrato gracias a nuestros teléfonos móviles, con los cuales somos capaces de capturar todo tipo de momentos gracias a esa mini cámara fotográfica incrustada dentro de ellos.

Los pasos de gigante que ha llevado a la tecnología a ser lo que hoy es, junto a las actuales necesidades sociales, han convertido una actividad única, en una acción cotidiana.

Pero como te venimos contando, tiempo atrás, todo esto sería impensable. Antaño, imaginar que un aparato minúsculo como un teléfono móvil o una cámara fotográfica profesional, tiene la capacidad de capturar un instante para toda la vida, sería algo que lo hubieran asimilado a elementos mágicos.

La fotografía más antigua del mundo

Cualquier comienzo mantiene un proceso paulatino donde florecen todo tipo de imperfecciones, y claro está, que las cámaras fotográficas de otros tiempos no iban a proporcionar unos resultados de alta calidad como las herramientas que tenemos hoy en día, y mucho menos iban a conseguir una captura totalmente instantánea.

Existen diferentes puntos de vistas con respecto a la datación de la fotografía más antigua del mundo, sin embargo, varios son los documentos que confirman que ésta fue tomada alrededor del año 1826 por el inventor de la fotografía Joseph Nicéphore Niépce, en Francia.

La instantánea en cuestión, fue tomada a través de su propia ventana, de ahí el famoso título de la imagen: Le point de vue du Gras, que traducido a nuestro idioma cobra el siguiente significado: punto de vista desde la ventana de Gras.

Para hacer posible esta reconocida imagen, utilizó una plancha de cobre tratada, donde tuvo que soportar la copiosa cantidad de ocho horas de exposición para lograr la que hoy se considera la fotografía más antigua del mundo.

¿Quién soportaría hoy en día ocho horas una cámara fotográfica para hacer una foto?

La disputa la encontramos en el momento en el que se conoce a finales de los ochentas, que literalmente, Le point de vue du Gras no fue la primera instantánea que realizó Joseph Nicéphore Niépce, sino que pudo haber realizado otras dos instantáneas anteriormente.

De esta manera, se sabe que poco antes, este inventor, ejecutó otro tipo de capturas también dentro de su hogar, una conocida como mesa puesta, donde aparece la mesa de su casa y la cual podría pertenecer al año1822 y, por otro lado, la famosa instantánea Tirando de un caballo, la cual dataría del año 1825.

Sin embargo, se trata del Punto de vista desde la ventana de Gras, la única imagen que se conserva, convirtiéndose de esta manera, en la fotografía más antigua del mundo preservada.

En el año 1830, Niépce se une a su socio Louis Daguerre con la intención de comercializar su fantástico invento. No obstante, Joseph Nicéphore Niépce no pudo ver lo que inició su revolucionaria creación, ya que tres años después, en el año 1833, fallecía, dejando todo su legado a su socio Daguerre, quien continuó perfeccionando el procedimiento fotográfico, el cual, años después, tuvo un importante apoyo por parte del estado francés.

 

¿Conocías la historia de la fotografía más antigua del mundo? Sigue el blog para conocer datos interesante sobre fotografía.