Entradas

¿Quién no ha escuchado hablar alguna vez de la regla de los tercios? Sin duda es una de las leyes de composición más famosas en el mundo de la fotografía gracias a los increíbles resultados que se obtienen si la aplicas de forma correcta. Pero, ¿sabes realmente usar está técnica? ¿conoces su origen? La respuesta a estas y a otras preguntas las resolveremos a lo largo de este post que hemos preparado en Emilio Simón. Si te interesa la regla de los tercios, no te pierdas este artículo. ¡Comenzamos!

Origen sobre la regla de los tercios

El origen de esta famosa técnica de composición fue en la antigua Grecia, ya que los griegos se caracterizaron por la búsqueda del equilibrio y la perfección.

Se puede decir que la regla de los tercios es la simplificación de las proporciones de la proporción áurea. La proporción áurea se ha utilizado a lo largo de los siglos por diferentes culturas para construir monumentos, esculturas o pintar cuadros. De dicha proporción, nace el Partenón, icono de la perfección Griega. Seguidamente los antiguos romanos aplicaron la proporción áurea en sus construcciones. Más tarde, esta proporción también la utilizaron grandes pintores como por ejemplo, Leonardo Da Vinci.

En conclusión, se puede decir que la conocida regla de los tercios se inspira en la proporción áurea y es una de las reglas de composición más utilizadas en fotografía. Gracias a esta técnica, es posible ordenar los objetos dentro del encuadre.

¿Para qué se utiliza la regla de los tercios?

Cuando vemos una imagen, tendemos a dirigir la mirada de forma natural a ciertas zonas. Dichas zonas reciben el nombre de puntos fuertes. ¿Cómo obtenemos los puntos fuertes de una fotografía? Imagina una imágen y divide esta en dos líneas horizontales y dos verticales. Al realizar este paso, obtenemos cuatro puntos donde se cruzan las líneas verticales y horizontales. Dichos puntos son los puntos fuertes y son aquellas zonas donde nuestra mirada se dirige de manera inconsciente.

Pues bien, al igual que nos hemos imaginado una imagen y hemos hecho este pequeño ejercicio, ahora es el momento de llevarlo a la práctica y aplicarlo en nuestras fotografías. Para ello, te aconsejamos que busques los puntos fuertes del escenario de tu fotografía,  ya que es donde debes colocar al sujeto de tu foto. Si aplicas esta técnica de composición, obtendrás dos cosas: la imagen cobrará interés y orientarás la mirada de la persona que visualice tu fotografía hacia aquellos puntos fuertes que deseas.

Cómo usar la regla de los tercios

Aplicar la regla de los tercios es sumamente fácil, ya que la mayoría de las cámaras te permiten ver tu imagen a través de una cuadrícula si así lo deseas y los programas de edición de fotos disponen también de una cuadrícula. Dichas cuadrículas pueden guiarte si quieres aplicar la regla de los tercios cuando hagas fotos o a la hora de retocarlas.

Aunque dicha regla no excluye a ningún tipo de fotografía, lo cierto es que suele darse más en dos tipos de fotografías: fotografía retrato y fotografía de paisaje. A continuación te explicamos cómo usar la regla de los tercios con dichos tipos de fotografía.

Por un lado, si trabajas con un primer plano en la fotografía de retrato, te aconsejamos que sitúes el punto fuerte en la mirada, ya que como bien hemos explicado en otros post, uno de los elementos más importantes en este tipo de fotografía son los ojos. En cambio, si decides trabajar con un plano más amplio, te sugerimos que coloques al sujeto en uno de los puntos fuertes.

Por otro lado, en la fotografía de paisaje debes determinar cual deseas que sea esa zona a la que el sujeto dirija su mirada cuando vea la imagen. Además, gracias a la regla de los tercios, puedes dotar a tu imagen de tridimensionalidad si colocas el punto de mayor interés en una zona más cercana al objetivo de tu cámara.

En definitiva, la regla de los tercios puede lograr grandes resultados en nuestras fotografías por lo que te animamos a que la apliques en tus fotos y nos cuentes en redes sociales el resultado.

¡Nos vemos en el próximo post!

Si eres un amante de la fotografía, tenemos claro que te encanta viajar y conocer lugares nuevos, donde poder plasmar toda la belleza del sitio con tu fiel compañera de batallas, tu cámara fotográfica.

Somos conscientes de que en la actualidad la movilidad entre distintos países está un poco limitada, sin embargo, también somos muy optimista y creemos fielmente en que esta situación mejorará y podrás dedicarte de lleno en lo tu pasión como buen amante de la fotografía.

Pon mucha atención al post que te traemos porque si no sabes hacia qué lugar o país dirigirte para vivir una aventura con tu cámara, nosotros te lo ponemos fácil con este artículo, donde te contamos los principales puntos que como amante de la fotografía no te puedes perder.

Lugares perfectos para un amante de la fotografía

Hablar de fotografía es hablar del mundo, de la sociedad y de nosotros mismo. Dentro de esta actividad encontramos inmensos estilos muy dispares entre ellos, pero que de alguna manera encuentran la relación.

Si eres un amante de la fotografía de la naturaleza, solo decirte que tenemos la grandiosa suerte de vivir en un planeta maravilloso, que nos aporta paisajes naturales que, a veces, se salen totalmente de la realidad.

Arquitectura, edificios, materiales de construcción y, en definitiva, obras del ser humano, también pueden ser un escenario perfecto donde representar tus creaciones fotográficas.

Vivimos rodeados de estímulos los cuales, si eres una persona creativa, verás maravillas por todas partes.

Lugares ideales para el amante de la fotografía

Irlanda

Aunque esta zona no es de las primeras opciones que tienes en mente cuando preparas un destino para fotografiar, brinda una sinfín de posibilidades para los amantes de los paisajes naturales. No te puedes perder los extensos prados verdes que forman una estampa sorprendente junto con las montañas de fondo y los acantilados.

Aurora Boreales

En Noruega o Islandia se produce el maravilloso fenómeno denominado Aurora Boreal.

Esta manifestación de luces en el cielo del norte no suele ser sencillo de ver, ya que hay que acudir al lugar idóneo para poder disfrutar de estas vistas, además de coincidir con la noche en la que se dejan ver.

Solo te decimos que, aunque el intento puede resultar fallido, merece la pena, porque si consigues capturar ese momento tan espectacular, no solo quedará grabado en tu álbum de fotos, sino también en tu retina.

Canadá

Si te atreves a cruzar el Océano en busca de aventuras como buen amante de la fotografía, te aconsejamos visitar Canadá.

Canadá es uno de esos lugares que te impresiona de principio a fin. Sus famosas cataratas del Niágara son dignas de fotografiar, pero es que, además, este lugar está repleto de zonas naturales como el Lago Moraine o el Valle de los Diez Picos.

Nueva York

Ya que estás en el continente americano, continúa tu ruta hacia el sur y haz una parada en la ciudad más fotografiada del mundo, Nueva York.

Y es que la ciudad que nunca duerme tiene mucho que ofrecerte como amante de la fotografía. Si tu estilo es totalmente urbanita, aquí estarás en el cielo.

Sus calles coloridas y esos edificios que tocan las nubes, será el escenario que siempre has soñado para tus instantáneas.

Parque Nacional del Teide

Volvemos a nuestra querida tierra, porque aquí también tenemos parajes dignos de fotografiar.

Te recomendamos visitar el parque nacional del Teide en la isla de Tenerife. Aquí te encontrarás, no sólo con el tercer volcán más grande del mundo, sino también con una naturaleza propia y autóctona de la zona generada por la tierra volcánica del sitio.

La gran extensión del parque nacional, harán que tus panorámicas sean dignas de envidiar.

 

Esto son algunos de los lugares más visitados por amantes de la fotografía, por supuesto hay muchos más. Cumple las medidas higiénicas y sociales sobre la prevención del covid-19 y a disfrutar de la fotografía.

 

 

Queremos hablar de cosas diferentes y contaros historias distintas. Hoy haremos Estudio de Fotografía: Muerte de un miliciano, de Robert Capa. Sí, queremos narrar historias.

Nos encontramos en un momento diferente a todo lo anterior. Es así. Podemos creer que nada ha cambiado, pero incluso el modo del observar el mundo se ha vuelto diferente. En estos días de cambio, de esperas y de actividades de índole casero, desde nuestro blog de fotógrafo experto en Sevilla queremos conseguir dos cosas.

La primera de ellas es fomentar que sigas formándote y aprendiendo, para lo que te recomendamos que practiques fotografía en casa. En nuestro blog podrás encontrar docenas de post con técnicas de fotografía que te ayudarán. En segundo lugar, queremos conseguir entretenerte. Y como no hay un modo mejor de disfrutar de una lectura para los amantes de la fotografía, vamos a hablarte de imágenes icónicas. Especiales, famosas, adoradas e imitadas hasta la saciedad.

Fotografía con nombre propio en el blog de Emilio Simón.

Estudio de Fotografía: Muerte de un miliciano

Existen algunas fotografías, dentro de la historia que representan un antes y un después. Este hito o punto de no retorno puede deberse a diversos motivos. Desde dar a conocer un hecho, desgarrar a Occidente sobre algo que sucede en otro punto del mundo o, incluso, convertir a un fotógrafo o fotógrafa en un personaje de interés en sí mismo, más allá del lugar al que apunte.

Y no, no nos estamos refiriendo a personajes de ficción, sino a Robert Capa. Bueno, dicho de otro modo: nos estamos refiriendo a alguien que existió aunque fuera un personaje de ficción. Si no conoces la historia de Robert Capa no te preocupes, que más adelante te hablaremos sobre él. Solo lee y disfruta de lo que podría ser una película de espías: vamos a por la Muerte de un miliciano.

Esta imagen, cuya fecha es conocida a nivel mundial, está firmada por Robert Capa, de “quien” hablaremos después. Realizada durante la Guerra Civil española, se hizo el 5 de septiembre de 1936.

En primer lugar se publicó en algunos medios de comunicación como el medio de comunicación francés Vu sin conseguir un revuelo excesivo. Sin embargo, cuando llegó a la revista Life, su fama cambió y se convirtió en uno de los iconos más reconocibles de la Guerra Civil, comparado en muchos casos en cuanto a fama se refiere con el Guernica de Picasso.

¿Qué aparece en la imagen de Muerte de un miliciano?

En esta fotografía podemos observar a un soldado en la Muerte de un Miliciano que está armado en el momento en que recibe un disparo y está cayendo, muerto. Es, de hecho, esto lo que tanto atrae a todos: la agilidad en mostrar ese momento tan horrible y, sin embargo, el golpe que supone.

Esta imagen ha sido polémica por muchísimos motivos. Pero el más importante de ellos es que, aunque Robert Capa fuera un reportero gráfico, esta imagen ha sembrado la polémica durante casi cien años ante la pregunta:

¿Es una imagen periodística?

Puede parecer una pregunta absurda, pero… ¿lo es? Para muchos la respuesta es un claro no. Y los motivos para ellos se pueden resumir en uno: no es una fotografía verídica. Sí que muestra la guerra y sus horrores y la agente le llegó profundamente, pero cumple esa normal no escrita de que lo que se ve a través de una lente no es la verdad sino tu verdad.

Hay quien dice que la imagen estaba trucada, otras opiniones apuntan a que se trata de un montaje. Para ello, numerosos forenses explican que la postura del protagonista de la imagen de Muerte de un Miliciano no es natural y, por ello, la fotografía no es verídica.

Otros expertos apuntan al retoque en la imagen ya que cuando se publicó originalmente en Vu tenía a otros hombres a los lados.

Sea como fuere, se trata de una fotografía que marcó un antes y un después tanto en la imagen internacional de la Guerra Civil española como en la carrera del propio Robert Capa.