Entradas

Ahora que llega el verano, se nos plantea una pregunta clave: ¿cuál es el mejor móvil para hacer fotos?

Todos buscamos la foto perfecta, inmortalizar estos días tan especiales e irrepetibles de la mejor manera posible. Hace unos años cogeríamos nuestra cámara y la llevaríamos a cuestas, con mucho cuidado, disparando a cada detalle digno de recordar.

Hoy, sin embargo, la tecnología ha reducido el número de dispositivos que necesitamos: muchos han prescindido de la cámara para confiar en su móvil, que integra todas las funcionalidades que necesitamos en un solo aparato, incluyendo la fotografía.

Aun así, en Emilio Simón seguimos apostando por la fotografía especial y de calidad. Por eso, y como sabemos que tu compañero de aventuras será tu móvil, hemos querido haceros una selección de los mejores móviles para hacer fotos que actualmente están en el mercado.

¿Preparados para descubrir en qué dispositivos se esconden las mejores cámaras?

Google Pixel 4XL: el mejor móvil para hacer fotos

¡Este móvil es un torbellino! 2020 nos ha traído este aparato que, aunque pequeño y ligero, tiene una cámara trasera de nada menos que 16 megapíxeles, y una delantera de 12,2 megapíxeles.

Además, cuenta con unos sensores ideales para aquellos escenarios en los que la luz es tenue. Todo esto aporta nitidez a tus fotografías. Si buscas el mejor móvil para hacer fotos, probablemente la respuesta sea Google Pixel 4XL.

iPhone 11 Pro y Pro Max: la magia de Apple

Apple no podía faltar en la lista, y es que este dispositivo cuenta con una cámara de 12 megapíxeles.

Es cierto que la cifra es menor respecto a Google Pixel 4XL, pero la manzana siempre tiene un as en la manga: en este caso es el “modo noche”, que se activa automáticamente si no detecta luz suficiente, aumentando la velocidad de obturación para que tu fotografía no sufra las consecuencias de la falta de iluminación.

Samsung Galaxy S20 Ultra: la gama líder

En realidad, la cámara de este modelo es la misma que en toda la gama S20 de Samsung, aunque este último modelo tiene más zoom: puede llegar hasta los 100 aumentos.

Este gigante ha apostado muy fuerte por la fotografía en los últimos años, y esta gama lo demuestra: su sensor de 108 megapíxeles te permitirá hacer fotos de hasta 12 megapíxeles.

LG V40 ThinQ: tres no son multitud

Este modelo cuenta con ¡tres cámaras traseras! Desde luego, las posibilidades son infinitas: con dos cámaras de 12 megapíxeles y una de 16, tus fotos casi podrán tocarse.

Eso sí, no es oro todo lo que reluce: sus funcionalidades son magníficas en entornos con buena iluminación, no así en interiores, espacios cerrados o escenarios con menos luz.

Huawei P40 Pro: el más completo

Esta marca asiática de dispositivos móviles ha llegado para quedarse. Muchos son los que han optado por hacerse con un Huawei por su buena relación calidad-precio.

Pues bien, si eres uno de ellos y además adoras la fotografía, el modelo P40 Pro es el que buscas: un sensor de 50 megapíxeles, un gran angular de 40 megapíxeles con gran asimilación de la luminosidad y un teleobjetivo de 12 megapíxeles.

¡Y parecía imposible! La única pega del Huawei P40 Pro no está en sus funcionalidades fotográficas, sino en el propio software, y es el problema que, de momento, tienen todos los dispositivos de Huawei:

los servicios de Google no están disponibles.

 

Esperamos no haberte mareado demasiado con tanta palabrería, ¡solo queremos que tus fotos sean perfectas este verano y puedas encontrar el mejor móvil para hacer fotos!

En Emilio Simón queremos acercarte a la fotografía, mostrarte todas sus facetas y curiosidades y que, como nosotros, acabes enamorado de esta mágica maravilla que es el mundo de la fotografía.

Si te interesa todo esto, sigue atento a nuestro blog. ¡Nos vemos en el siguiente post!

108 megapixeles Móviles con cámaras

Ahora parece muy lejano aquel tiempo en que las cámaras de 12 megapixeles marcaban el paso a seguir, tanto en cantidad como en calidad. Hoy ya tenemos la posibilidad de llegar a 108 megapixeles y el Xaomi Mi Note 10 ha sido el primero en ponerlos en circulación. Emilio Simón te cuenta todas las novedades, ventajas y desventajas. Y es que aunque ya sabes que siempre vamos a preferir una Cámara Reflex a un Smartphone, tenemos que admitir que se trata de una ventaja muy interesante.

¡Sigue leyendo porque te interesa!

Qué hacer con 108 megapixeles

El problema es el espacio interno de los teléfonos móviles y los sensores de sus cámaras no crecen con el tiempo. Aumenta el número de megapixeles con el paso de las generaciones, pero el sensor sigue siendo más o menos del mismo tamaño, por lo que los megapixeles tienden a ser más pequeños.

Para algún despistado de la sala, los píxeles son la unidad mínima de captura en fotografía y de su tamaño depende cuanta información es capaz de capturar. Así que podemos tomar fotografías de 108 megapixeles a costa de sacrificar la capacidad de captación de luz por el camino en un Smartphone. Esto generará buenas fotos cuando haya buena luz, pero el sensor sufrirá cuando esta disminuya.

A efectos prácticos, tener un sensor de 108 megapixeles nos sirve, en realidad, para tomar fotografías muy grandes cuando hay buena luz. Si es el caso o incluso la luz no es demasiado buena, podemos fusionar los píxeles.

A la hora de la verdad, cuantos más píxeles tengamos mejor porque nos ofrece una mayor versatilidad, pero sabiendo qué podemos hacer con ellos. Lo ideal sería contar con sensores mayores y píxeles aún mayores, pero no podemos olvidar que estamos hablando sobre Smatphone, no cámaras para fotografía profesional.

No hay que olvidar que un equipo fotográfico profesional nos permite trabajar con un mayor rango dinámico (HDR), que sin embargo los smartphone de tantos megapixeles generar archivos muy grandes pero con un rango dinámico de poca variación.

Y el motivo no es otro que estos permiten un espacio concreto: no hay más. Pero mientras podamos fusionar los píxeles, todo irá bien porque tendremos más opciones.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que tanto las lentes como el procesado de las fotografías influyen y mucho en su calidad y que los sensores solo capturan la fotografía.

Al fin y al cabo se trata de una cámara. Integrada dentro de un teléfono, sí, pero con algunos de los mismos problemas que una cámara fotográfica normal.