Entradas

Cuando llega la Navidad, la fotografía gastronómica se convierte en protagonista de las redes sociales. ¡Nadie quiere dejar de presumir de los manjares con los que celebra, en familia, estas fiestas tan señaladas!

En Emilio Simón queremos que tus perfiles en redes sociales triunfen estas navidades. Por eso, os vamos a dar los mejores trucos sobre fotografía gastronómica que conocemos para que documentes estas vacaciones como un verdadero profesional.

La fotografía gastronómica es una de nuestras especialidades y pasiones, y la Navidad no es solo una época donde esta rama de la fotografía adquiere más protagonismo: ¡es también el momento perfecto para practicarla!

Así que prepara tu objetivo, coge lápiz y papel y apunta: porque, con estos trucos, triunfarás en tu casa y en la red. ¿Empezamos?

Deberás ser rápido

Todo lo rápido que puedas. Y no solo para evitar que alguien le hinque el diente al plato antes de que puedas inmortalizarlo: debes evitar, también, que pierda determinadas propiedades que solo presenta cuando está recién hecho.

Todos sabemos que el plato recién hecho es el plato con mejor pinta, ¡y será por algo! Algunas partes de la elaboración puedes estropearse visualmente si dejas pasar demasiado tiempo.

Por ejemplo, si uno de sus ingredientes está derretido y se solidifica, si el plato se “reseca”… Evítalo siendo rápido: en cuanto lo tengas delante, ¡dispara!

La dificultad de este truco reside en decidir qué quieres fotografiar o inmortalizar del plato. Cuando lo tengas delante no tendrás tiempo de decidir, así que piénsalo bien antes de que la comida esté lista.

La importancia de la iluminación

Como sabes, la iluminación es un factor primordial en el arte de la fotografía. Y, en la fotografía gastronómica, ¡casi más! Esta nos ayudará a resaltar y modelar determinadas partes del plato e, incluso, a hacerlas más apetitosas.

En Emilio Simón para este tipo de fotografías siempre recomendamos usar flashes, pero dado el escenario en el que te encontrarás, te recomendamos que te ayudes de la luz natural. Un buen manejo de este tipo de luz te ayudará a prescindir de la artificial, muy difícil de manejar a veces. Además, ¡no contarás con ella en la cena de Navidad!

Por tanto para que la fotografía gastronómica de tus comidas navideñas consiga resultados profesionales, trabaja con la luz natural. Aprovecha la luz natural del día y fotografía el plato junto a una ventana.

¿Por qué? Porque la luz natural que las ventanas dejan pasar a la estancia te ayudará a definir claramente las texturas y los diferentes volúmenes del plato. Esto, unido a la luz ambiental –que, en Navidad, no te va a faltar-, hará de tu instantánea algo mágico.

La clave está en el fondo

Otro truco que te ayudará a resaltar el protagonismo del plato en tu fotografía gastronómica será el fondo de la misma. Es cierto que en esta época las mesas y manteles suelen tener motivos llamativos, pero evitarlo tampoco será un problema.

Al estar en casa, puedes elegir el fondo que desees para tu plato. Aunque tu paladar lo disfrute en el mantel navideño de la abuela, ¡será mejor que tu objetivo lo saboree en un fondo neutro!

La madera y los fondos de colores neutro como blanco o negro no llaman la atención, por lo que te ayudarán a resaltar los detalles del plato y que este no pierda protagonismo frente a la inevitable decoración navideña. ¡Qué el protagonista sea tu plato!

En fotografía gastronómica, el encuadre lleno

Como ya hemos señalado, el protagonista de la fotografía gastronómica es el plato. Por ello, cualquier elemento adicional de la fotografía podría minar ese protagonismo y distraer.

Trata de llenar todo el encuadre con la obra de arte culinaria que vas a fotografiar, que la instantánea no se vea vacía. Esto no excluye que puedas buscar el detalle en el plato, centrarte en los elementos de manera individual…

 

Ya estás preparado para triunfar estas navidades con tus fotografías gastronómicas en redes sociales. Y, si la técnica se te sigue resistiendo, confía en profesionales: ¡en Emilio Simón estaremos encantados de ayudarte!