,

TFCD: ¿PIE DE ENTRADA AL INTRUSISMO Y AL TRABAJO GRATIS?

BELLEZA

Con la aparición de la fotografía digital se ha producido una explosión en el mundo de la fotografía que ha sacado a relucir, como viene siendo habitual en estos casos, la parte negativa de la historia. El caso más paradigmático de esta situación lo encontramos en el TFCD, que os explicamos a continuación.

 

 

Con la fotografia analógica no había tantos «Fotógrafos» como hay actualmente. Y no es que el numero de profesionales cualificados haya crecido, ni mucho menos. Simplemente se ha abierto una puerta al intrusismo laboral de mano de las nuevas tecnologías, que a su vez han dado un salto en cuanto a celeridad en la producción y en la transmisión de información se refiere.

 

No cabe duda de que las cosas caen por su peso, y como dice alguien muy cercano parafraseando un antiguo proverbio chino, «siéntate a la orilla del río y veras pasar los cadaveres de tus enemigos». Entendámoslo bien, no es cuestión de amigos o enemigos, es cuestión de honestidad y de principios.

 

A nadie se le pasa por la cabeza por el simple hecho de tener un carnet de conducir, ponerse a correr en Fórmula 1. Pues el mundo de la fotografia ha sufrido claramente este ataque por aquellos «aficionados» que se compran un equipo y automáticamente se anuncian como fotógrafos sin valorar la magnitud de lo que están haciendo. Es cierta la historia de que todo el mudo tiene un  PRIMO que le hace las fotos cuando lo necesita, cierto. No es mas cierto que después se ven autenticas tragedias que claman al cielo y eso sin ninguna duda es responsabilidad del que se aventura a «contratar» al carpintero que juega a ser fotógrafo, y lleva una actividad paralela la cual lógicamente, ni tributa, ni declara, ni ejerce responsabilidad civil alguna por su «trabajo».

 

TFP viene de Time for Prints (o Photos) y TFCD de Time for CDs. Hay más variantes, pero el concepto viene a ser el mismo. Es con el origen prácticamente de la fotografia, cuando los artistas «fotógrafos» compensaban a sus modelos con copias de su trabajo a modo de pago, dada la imposibilidad de que fuese económico. Se trata de una relación que establecen fotográfo y modelo (también para maquillador, peluquero y estilista si los hubiese).

 

En TFP y/o TFCD, literalmente “Tiempo por Copias” el Fotógrafo cede copia de las imágenes a su equipo para el portfolio personal de cada uno siendo siempre la propiedad de la obra del Fotógrafo, algo que la gente no termina de entender o asumir.

 

Normalmente se entiende que el TFCD es gratis. Y lo es, pero de forma relativa. Por lo general, el fotógrafo pone sus conocimientos, su tiempo, el equipo fotográfico, los gastos de la localización, la labor del procesado posterior y las copias pertinente. La producción, en definitiva, así como la idea original y la creación de las imágenes.

 

No son fotos «gratis», son fotos que se pagan con un trabajo conjunto donde todos salen ganando, siempre y cuando cada cual tenga las ideas claras. De todo esto a lo que ocurre en la actualidad hay un mundo, ya que se ha pasado de crear proyectos conjuntos a ofrecer servicios TFCD a terceros vilipendiando el mercado laboral. Sirva como ejemplo el mundo de la fotografía social.

 

Ciertamente, el resultado final lo dice todo, y está muy claro que cuando alguien encarga un «trabajo» a un «fotógrafo no profesional» que se tira al vacío afrontando proyectos poco accesibles para él, el resultado suele ser un gran problema.

 

Moraleja: cada maestrillo a su librillo, y no juguemos a ser profesionales, ya que por muy apasionados de la medicina que seamos, a nadie le dar por operar a corazón abierto al primer familiar que se cruce.

 

 

 

Tags: TFCD, emilio simón, elio estudio, fotografía profesional, fotógrafo sevilla, fotografía de bodas en sevilla, fotógrafo en sevilla, fotógrafo profesional en sevilla, fotógrafo profesional, fotografía de eventos, fotografía de espacios, fotografía publicitaria, fotografía de moda, fotografía de moda en sevilla, fotografía publicitaria en sevilla, sevilla