Internet y las redes sociales se han llenado de fotografías de animales, y es que seamos realistas, no hay nada más adorable que una fotografía de nuestra mascota peluda.

Pero ¿no te ha pasado que tienes el típico amigo que siempre sube unas fotografías magníficas de su mascota y cuando tú las intentas no hay formas de hacer que tu mascota pose como es debido?

Este post tiene la solución. Te presentamos una serie de trucos para que consigas unas fotografías perfectas, casi casi como si fueran de un profesional.

El primer consejo y más importante es que no te desesperes. Recuerda en todo momento que estás trabajando con animales. No estás fotografiando a personas a las que puedas decir qué hacer y cómo ponerse. Partamos de la base de que los animales no te van a hacer caso. Es primordial que asumas esto para que no pierdas los nervios y acabes por dejarlos.

  • Dispara en modo ráfaga

Si tu mascota es muy inquieta y no consigues que se quede quieta en una posición, dispara en modo ráfaga para coger todos sus movimientos. Además, este modo también te servirá para fotografiar a tu mascota en movimiento.

Ajustar una velocidad de obturación alta y disparar en modo ráfaga te permitirá obtener múltiples imágenes de un mismo momento y así elegir la que más te guste.

  • Utiliza luz natural

Las fotos hechas con luz natural simplifican el control de la cámara y sienta mucho mejor. Eso sí, procura que no de directamente sobre tu mascota para que no genere sombras indeseadas o salgan con los ojos cerrados.

  • No uses flash

Nunca, nunca, nunca utilices flash. Los perros, gatos o cualquier otro animal no entienden la fotografía, no saben con qué es eso con lo que les estás apuntando, y mucho menos qué es esa luz que sale de pronto. El flash asusta a los animales porque es algo desconocido e inesperado, por lo que si se te escapa el flash, tu mascota va a huir o reaccionar de manera indeseada. Por eso, utiliza siempre que puedas luz natual.

  • Ponte a su nivel

Por muy grande que sea tu mascota, no hagas las fotografías de pie. Agáchate y ponte a su altura para tener una mejor perspectiva y más cercana.

  • Haz que tu mascota esté cómoda

Si tú estás nervioso, tu mascota también lo estará. He ahí la importancia de no desesperarse. Puedes hacer la sesión fotográfica en algún lugar conocido para que tu mascota se sienta a gusto y no se extrañe de nada.

Una manera de que se sienta más cómoda si se encuentra fuera de su entorno habitual es contar con algún elemento que use para sus juegos y así esté distraído.